La Rioja

Córdoba, 7 dic (EFE).- El capitán del Ángel Ximénez, José Cuenca, reconoció este jueves que el equipo cordobés se encuentra inmerso en "crisis" tras la quinta derrota consecutiva encajada el miércoles frente al BM Logroño La Rioja (25-32), aunque aseguró que "se salió de peores situaciones", así que ahora "hay que arrimar el hombro".

Cuenca indicó a Efe que para él "no es un marrón" tener que dar la cara en estos momentos, y asumió su condición de capitán en una situación "complicada" en la que el equipo "necesita ganar y ya no vale con jugar bien o mal ni el rival, sólo vale ganar y hay que hacerlo fuera".

"Si supiera por qué nos atascamos en ataque iríamos primero. Hay que mirarse el ombligo y entrenar a tope para resolver los problemas que tenemos, pero es verdad que la precipitación en ataque nos mata", aseveró Cuenca, pero "no es sólo eso", porque luego "las ganas de igualar los partidos rápido condenan".

El capitán de los pontanenses reconoció que ante los riojanos se jugó "el peor partido" de la temporada", aunque "se venía de competir bien", pero ahora "hay que recuperar sensaciones", dijo.

"Estoy cansado de que me digan que se juega bien pero se pierde. Ahora necesitamos ganar, da igual dónde, cómo y ante quién".

Con todo, y pese a esta situación, Cuenca afirmó que "no sería nada lógico destituir a Quino Soler", y admitió que como deportista "se oye día sí y día también, pero siempre se escuchan locuras de este tipo".