La Rioja

Madrid, 1 dic (EFE).- Los precios del vino continúan subiendo en los mercados tras una vendimia muy corta en la mayoría de los países productores y, en consecuencia, algunas bodegas empiezan a repercutir una parte del incremento de costes de aprovisionamiento de la uva de este año a los consumidores, de forma aún moderada.

¿Estamos ante el principio del fin de la era del vino barato? Son muchas las firmas que reconocen que en 2018, e incluso en los siguientes años, tendrán que elevar el coste de las botellas al consumidor.

El papel que juega China en el balance global es, asimismo, clave. Según recogen los expertos del operador internacional Ciatti en su último informe de mercado, el gigante asiático importó del exterior 56,2 millones de litros de vino a granel entre julio y septiembre, una cantidad muy respetable, para embotellar en destino.

Y China ha comprado sobre todo a España y Australia.

De vuelta al mercado interno, fuentes de una de las mayores plataformas de venta on-line explican que algunas bodegas de Ribera del Duero o Rioja, por ejemplo, ya han subido los precios de la botella este año y en Ribeiro y Bierzo "están hablando de cupos, por lo que previsiblemente van a incrementarlos en consecuencia".

Desde Bodegas Franco-Españolas recuerdan también que la última vendimia fue escasa y la uva más cara, aunque "no podemos imputar toda la subida de la materia prima al mercado".

No obstante, a principios de año ya han aplicado algunos incrementos de precios en sus vinos y los próximos llegarán a partir de enero, aunque matiza que esta coyuntura es una oportunidad para subir la cotización de los vinos españoles y acabar con "la guerra de precios" en los que otras bodegas se embarcaron en La Rioja.

En fuentes patronales del cava catalán creen que las bodegas no aplicarán subidas para esta Navidad en el lineal, pese a que el coste de la uva se ha duplicado este año por la corta cosecha, pero lo normal es que repunten para 2018 y siguientes ejercicios, avisan.

Y es que los cavistas trabajan con la materia prima de hace dos o tres vendimias ya que, por ejemplo, los nuevos cavas "de paraje calificado" tienen tres años como mínimo de reposo en la botella y dos y medio en el caso de los reservas, recuerdan las fuentes.

Los futuros ascensos serán, en todo caso, moderados, y una oportunidad para que el sector ponga en valor el producto y dirija al consumidor hacia referencias más premium, alegan las fuentes.

Según datos de la Agencia Tributaria, que analiza el Observatorio español del Mercado del Vino, hasta septiembre, nuestro país exportó 1.717,8 millones de litros (+2,7 %) por 2.029,5 millones de euros (+7,5%) a un precio medio de 1,18 euros por litro (+4,6 %).

En términos de valor, crece la facturación de todos los vinos tranquilos envasados (con DOP, IGP, indicación de variedad y sin ninguna indicación), así como la de los espumosos y la de todos los vinos a granel envasados salvo la de los vinos con DOP a granel.

En cuanto a la evolución del precio de los graneles durante los últimos días, tras un período de tregua, vuelven a subir con fuerza.

El vino blanco sin DOP/IGP gana un 3,96 % semanal del 20 al 26 de noviembre -hasta 44,49 euros por hectolitro- y los tintos comunes se disparan el 10,35 % y se pagan ya a 56,16, según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Los mayores incrementos del vino tinto a granel, a salida de bodega, corresponden a Albacete -donde pasan de 48,72 a 58,92 euros por hectolitro-; Badajoz (de 52,96 a 62,69); Toledo (de 46,24 a 54,41 euros por hectolitro) y Valencia (de 62,86 a 64,26), aunque se mantienen en Ciudad Real, en Cuenca y en Murcia.

La tendencia inicial de elevada actividad de mercado motivada por las informaciones de cosechas más bajas en toda Europa, incluida La Mancha, parece haberse moderado, según añade el operador Ciatti.

Los compradores con necesidades a largo plazo aguantan sus decisiones a que se estabilicen precios en España, que aumentaron hasta octubre, lo que podría "perjudicar su competitividad".

Ciatti informa de que algunos vinos están casi agotados en España y sólo quedan pequeños remanentes, aunque sí puede ofrecer buenos volúmenes de graneles genéricos, orgánicos y varietales nacionales.

"Los precios siguen aumentando: por el momento es difícil pronosticar cuándo se estabilizarán o suavizarán", zanja.