La Rioja

Madrid/Santander, 14 nov (EFE).- El Tribunal de Cuentas ha aconsejado una mayor precisión en la preparación y tramitación de los contratos de obras municipales y más vigilancia y control de su ejecución, al tiempo que ha abogado por incluir en los expedientes de contratación cláusulas tendentes a promover la igualdad de género.

Son recomendaciones que se recogen en un informe aprobado hoy por el pleno del tribunal sobre las obras del 2015 contratadas por las entidades locales de Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Murcia -comunidades que no tienen órgano de control externo propio-, con especial referencia a las instalaciones deportivas y de ocupación del tiempo libre.

En el caso de Cantabria, el informe del Tribunal de Cuentas señala que ni el Ayuntamiento de Tresviso ni las mancomunidades del Alto Asón y los Valles Pasiegos le han remitido la información contractual relativa a 2015.

En Cantabria, según este órgano de control, se formalizaron en 2015 un total de 404 contratos por entidades locales, por importe de 78,9 millones.

El Tribunal de Cuentas se dirigió a varios ayuntamientos de Cantabria para pedir más información sobre algunas de sus obras, por ejemplo, el de Astillero, al que solicitó datos sobre el proyecto de ejecución de pavimentos y mejora de viales.

Al Ayuntamiento de Campoo de Enmedio le preguntó por la construcción de una nave y pistas de pádel cubiertas en Nestares, al de Laredo por la obra de renovación urbana de la calle Derechos Humanos, y al de Piélagos por la rehabilitación del antiguo hospital de Quijano.

En el caso de Polanco, el Tribunal de Cuentas se interesó por el arreglo de una carretera, en el de Reinosa, por la ejecución del puente sobre el Híjar, y en el de Cayón, por las pistas de atletismo y el área de juego.

En Santander, el informe se refiere a dos obras, el centro cívico de Cazoña y la rehabilitación del grupo Benidorm, y en Torrelavega a semipeatonalización de Julián Ceballos.

El Tribunal de Cuentas se dirigió a estos ayuntamientos porque los proyectos adolecían de falta de documentación o informes, o bien porque los que obraban eran erróneos, porque entendía que las actuaciones o la urgencia de la tramitación no estaban justificadas, o por el desfase en los presupuestos de las obras.

También criticaba que solo se tuviese en cuenta el precio como criterio para adjudicar, la no justificación de las adjudicaciones, diversas deficiencias en los procedimientos, y también la falta de cláusulas de igualdad o de protección del medio ambiente en los contratos, o la nula publicidad y falta de publicación en boletines oficiales.

En su informe, referido a Cantabria y a otras comunidades, el Tribunal apuesta por reforzar los principios de economía, diligencia y eficiencia en la gestión del gasto derivado de la contratación y pide que se evite que transcurra mucho tiempo entre la realización de los proyectos y la ejecución de las obras para minimizar el riesgo de su desactualización económica o técnica.

Además, para una mejor prestación de los servicios y cumplimiento de sus competencias de promoción del deporte e instalaciones deportivas y de ocupación del tiempo libre, las entidades locales deberían aprobar y publicar planes interanuales de instalaciones y equipamientos deportivos y de ocupación del tiempo libre, dice este tribunal.

Cree también que se deberían implementar mecanismos y actuaciones que aseguren la adecuada supervisión y mantenimiento de las instalaciones, garantizando su disponibilidad al uso público.