La Rioja

Logroño, 14 nov (EFE).- Los sindicatos de la Administración de Justicia CSIF y CCOO se han concentrado hoy ante el nuevo Palacio de Justicia para protestar por "los compromisos incumplidos" por la Administración y las "numerosas deficiencias" detectadas en el edificio no subsanadas un año después de su apertura.

Bajo una pancarta con las siglas de CSIF y CCOO, y en la que se podía leer "Por el cumplimiento de los acuerdos", unos 180 funcionarios de Justicia han protestado por su situación y las condiciones del nuevo inmueble, minutos antes de la Apertura del Año Judicial 2017, ha informado ambos sindicatos en una nota.

Según ambos sindicatos, "ha transcurrido casi un año desde que se produjo el traslado de todos los órganos judiciales al nuevo Palacio de Justicia".

"Desde entonces -prosiguen- venimos solicitando reiteradamente a la Comunidad Autónoma de La Rioja que corrija los numerosos defectos observados y puestos de manifiesto por los propios funcionarios que afectan al adecuado servicio que debería prestarse al ciudadano".

En un escrito dirigido a la Dirección General de Justicia, aluden a que "un Palacio, cuya construcción ha costado más de 28 millones de euros al contribuyente (sin contar gastos adicionales), debería tener un correcto funcionamiento".

"En su lugar -explican- solo encontramos puertas automáticas que no funcionan; baños con problemas de desagüe; toldos para el exceso de luz que no marchan; escaleras inseguras; sala de autopsias con manifiestos defectos de construcción; sillas sin anclar en las salas de vistas; deficiente distribución y falta de espacio de las oficinas judiciales".

También se refieren a "graves defectos de la climatización con zonas en las que el frío se hace insoportable y zonas en las que el calor es asfixiante", lo que, según sus datos, "provoca enfermedades y ausencias laborales (catarros, contracturas)", además de "problemas físicos diarios de sequedad de ojos, dolores de cabeza y de garganta debido a la deficiente ventilación y regulación de la humedad relativa del edificio".

Además, denuncian "deficiencias en relación con la debida privacidad en relación con la práctica de actos procesales, conciliaciones y, en definitiva, con la atención al ciudadano; problemas en relación con los medios reprográficos a disposición de los funcionarios que redunda en una peor atención al ciudadano; falta de espacio para colocación de expedientes".

Según ambas centrales sindicales, son "defectos impropios de un edificio supuestamente inteligente y de nueva construcción que, tras casi un año de funcionamiento, aún no han sido subsanados, pese a las buenas palabras (y buena voluntad) de la Dirección General de Justicia".

"Todo ello, junto al incumplimiento manifiesto de diversas cuestiones aprobadas en Mesa Sectorial, hace que la vida en el nuevo Palacio de Justicia no sea todo lo confortable que debiera, repercutiendo en la atención a los ciudadanos y justiciables", han recalcado.

También han indicado que el servicio en este edificio se presta "con diligencia y eficacia, gracias a la buena voluntad de todos los funcionarios de Justicia, que se esfuerzan día a día para superar las trabas que supone trabajar en condiciones no idóneas".