La Rioja

Logroño, 13 nov (EFE).- El Grupo Municipal Popular de Logroño ha asegurado hoy que el cementerio de la ciudad, incluida la zona destinada a la comunidad musulmana, tiene capacidad para dar servicio a la demanda actual y futura.

En una nota, se ha referido a que los Grupos Municipales de PSOE, Cambia Logroño y Ciudadanos (Cs) de la capital riojana han solicitado hoy al Gobierno local del PP la ampliación y "dignificación" del espacio dedicado en el cementerio de la ciudad al enterramiento de las personas de confesión musulmana.

El Grupo Popular ha insistido en que, tal como está concebido, el cementerio municipal tiene capacidad, en la actualidad y en el futuro, para acoger la demanda de la ciudad, tanto en las instalaciones a disposición de cualquier ciudadano como las expresamente destinadas a cumplir con los requisitos que plantean los musulmanes para sus inhumaciones.

Ha añadido que se trata de "un servicio, en ambos casos, que se presta con toda la dignidad y sensibilidad que requiere una situación como es el fallecimiento de una persona, con independencia de cualquiera de sus circunstancias incluida su religión".

También se ha referido a que algunas de las observaciones y calificativos vertidos hoy por los tres partidos de la oposición municipal son "totalmente falsos y sobrepasan lo que se puede entender por crítica política".

A ello ha sumado que el Gobierno local del PP mantiene un diálogo continuo y fluido con los representantes de la comunidad musulmana en la ciudad, con los que se ha tratado la situación del cementerio y otros que afectan a su vida en Logroño.

El Grupo Popular ha señalado que la situación que se ha creado en estos momentos en las instalaciones de Logroño tiene mucho que ver con que se esté atendiendo la demanda de enterramientos de este tipo no solo de residentes en la ciudad sino de municipios y comunidades cercanos que carecen de él.

Además, ha defendido que el problema surgido está relacionado con una reordenación de espacios en el Campo Santo y no con la falta de él, como han querido hacer ver hoy los partidos de la oposición, "utilizando como arma política un asunto de especial sensibilidad".