La Rioja

Madrid, 13 oct (EFE).- COAG ha exigido a Azucarera que permita la posibilidad de entregar y cobrar la remolacha entera, incluida su corona, ante el inminente inicio de las siembras de remolacha para 2018 en Andalucía y la planificación de las mismas en la Zona Norte (Castilla y León, Navarra, País Vasco y Rioja).

La empresa azucarera "no debería hacer oídos sordos a una demanda generalizada de todo el sector", ha indicado COAG en una nota.

El Comité de Expertos del Acuerdo Marco Interprofesional (AMI) -compuesto por miembros de Azucarera Iberia y representantes de las organizaciones agrarias- ha concluido que la mejor opción para "promover la extensión de las prácticas agrícolas que compatibilicen el óptimo rendimiento agrícola con la mejor calidad industrial" es la recolección y entrega sin descoronar, como hacen otros países.

Ha asegurado que, ante un escenario sin cuotas, "carece de toda lógica cualquier oposición a que una vez producida la remolacha, el azúcar contenido en su corona no sea aprovechado".

"Nadie discute que son mayores las ventajas de molturar la corona: los remolacheros ganan rendimiento para una misma superficie y la industria recibe una mayor producción, al tiempo que la calidad de la molturación también se mejora", ha subrayado el responsable del sector remolachero de COAG, Fernando García, en el comunicado.

Por otro lado, Azucarera "se mueve en la pretensión a nivel nacional de imponer a los remolacheros nuevas tarifas fijas de descuento a cambio del no descoronado", según COAG.

"Esta actuación supone navegar contracorriente y, recordamos a los remolacheros, que esta actuación no cuenta con el respaldo de los firmantes del actual AMI 2015-2019, requisito imprescindible para que pueda ser validada por la Interprofesión", ha insistido.

"Por obvio que parezca, no debemos olvidar que la corona, como todo el resto de la remolacha, es propiedad del remolachero", ha puntualizado García.

Según ha afirmado, "no se entiende la obcecación de Azucarera por generalizar la aplicación de tarifas fijas, como la del 4,5 % aplicado en La Bañeza, práctica rechazada por la inmensa mayoría de los remolacheros por cuanto supone que la industria no remunera adecuadamente al cultivador por ese mayor azúcar contenido en la corona".

Desde 2011, España ha perdido el 20 % de sus hectáreas, al pasar de 45.002 a 36.163 de la actual -prosigue COAG-, mientras que los principales países europeos competidores "han incrementado su superficie de remolacha un 17 % para la campaña 2017-18".

Ha apuntado que Azucarera lleva varios años embarcada en la meta de aumentar sus siembras, mermadas tras los recortes en cuota y precio con motivo de la reestructuración de la PAC iniciada en 2006.

Y, aunque algunas de las medidas emprendidas con ese objetivo "son bienvenidas y agradecidas", como la posibilidad de acogerse a anticipos de campaña o el asesoramiento y financiación en temas de eficiencia energética, "sin embargo no cesa el continuo descenso en el número de remolacheros".

Para COAG, "ninguna medida de aquellas que se puedan abordar desde el punto de vista técnico, crearía mayor apego de cara a un aumento en las siembras, que el revulsivo que supondría que Azucarera pagara a los remolacheros por la remolacha entera, incluida la corona".

"Debemos aprovechar la oportunidad que supone el déficit de producción respecto del consumo de azúcar a nivel nacional, menos de 500.000 toneladas de azúcar producidas frente a un consumo superior a las 1.300.000 toneladas", concluye el responsable de COAG.