La Rioja

Vitoria, 23 sep (EFE).- A punto de cumplir seis años desde que empezó a vender sus libros puerta a puerta, el escritor errante Sergio H. López-Pastor ha encontrado un nuevo público dispuesto a disfrutar de sus historias en los colegios de La Rioja y Bizkaia gracias a sus dos libros de cuentos infantiles.

A sus visitas diarias por los bloques de viviendas de ciudades como Santander, Pamplona, Bilbao, San Sebastián, Burgos, Logroño y Vitoria en las que, tras llamar a las puertas, ofrece sus libros a potenciales lectores, se han sumado ahora las presentaciones, talleres y lecturas conjuntas que hace en los colegios, explica a Efe este autor.

Tras promocionar los ejemplares de su trilogía y su cuarta novela, "Agua", este creador aceptó la propuesta de su editorial, Balnea, para escribir un libro de doce historias, ambientada cada una en un pueblo de La Rioja.

El éxito de esta nueva obra, "La Rioja y sus pueblos entre cuentos", no tardó en llegar, y eso le animó a repetir el esquema con los pueblos de Bizkaia y, en concreto, su Leioa natal. "Estamos muy contentos con los resultados, y ya estoy trabajando en un segundo volumen de La Rioja", anuncia.

En cada una de estas historias intenta introducir leyendas propias de cada pueblo "con un enfoque más actual", y sobre todo ayuda a descubrir ese pintoresco patrimonio que conforman las 174 localidades de este territorio.

En sus actividades en las aulas le acompaña Ainara García Álava, la ilustradora con la que comparte este proyecto, y asegura que cada momento es especial. "Sales con una alegría increíble. Pintamos, dibujamos, hay muchas risas con los pequeños...Y ves cosas muy interesantes, los chavales se prestan a dibujar y a leer. Todos levantan la mano para leer el siguiente", apunta.

Los libros tienen, además, ejercicios de comprensión lectora para cada uno de los relatos y una actividad complementaria. Pero el verdadero objetivo "es que los niños conozcan su entorno más cercano, los pueblos de su zona y temas como la trashumancia", relata.

Además, ambas obras tienen un componente solidario, y parte de lo recaudado se destina a instituciones benéficas.

Pero López-Pastor no renuncia a su otro público. El próximo mes de octubre cumplirá seis años en su papel de escritor errante, y el balance que hace de esta etapa es muy positivo. Está a falta de una treintena de ventas para conocer al lector 8.500 con su curioso método de promoción que ideó tras quedarse en paro en 2009.

"A lo que me ha llevado esta historia es a desarrollar tres líneas narrativas. Una de no ficción -en la que repasa las anécdotas de sus miles de visitas a diferentes pisos-, otra infantil, y la de ficción", que se traducen en siete libros publicados y dos más en preparación.

No en vano lleva tres años enfrascado en su próximo libro de ficción, que está ya prácticamente terminado a falta de pulir algunos detalles. En él recrea la ciudad en la que reside, Haro, en tres momentos, incluido un viaje al siglo XIX. "Es una historia bastante ambiciosa", explica.

Ahora su sueño es ver esta nueva novela en las estanterías de las librerías. Para él sería un paso más en esta aventura, aunque sin olvidarse de las visitas en busca de lectores que ya forman parte de su ADN literario. "Ya es casi como una droga", confiesa.