La Rioja

Logroño, 16 sep (EFE)- Alrededor de treinta mil personas, según datos del Ayuntamiento de Logroño, han participado hoy en el lanzamiento del cohete anunciador de las fiestas de san Mateo y La Vendimia, con el que se ha iniciado una semana marcada por los cientos de actos programados en las calles de la ciudad.

La alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, ha disparado el cohete, que marca el inicio oficial de la fiesta, acompañada de los vendimiadores, Natalia Sáenz y Cristian Sarramian.

En el disparo les han acompañado también el presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, varios consejeros autonómicos y los miembros de la corporación logroñesa, además de dirigentes de los partidos políticos riojanos y otras personalidades.

Todos ellos han podido comprobar cómo aunque el inicio oficial de la fiesta estaba previsto para las doce del medio día, desde mucho antes miles de jóvenes han empezado a llegar a la plaza del Ayuntamiento con ganas de pasarlo bien nada que estallara el cohete.

Todos se han encontrado antes de llegar a la Plaza del Ayuntamiento con otra de los protagonistas de la fiesta este año: las visibles medidas de seguridad, mayores que en ediciones pasadas, con bloques de hormigón que impiden que pasen vehículos a algunas calles y policías armados.

Había temor de que el tiempo estropeara el inicio de la fiesta, o al menos la dificultara, pero San Mateo quiso que los rayos de sol aclaran el cielo justo cuando se iba a lanzar el cohete, para alegría de miles de jóvenes deseosos de fiesta y de lanzar al aire agua, vino y cualquier bebida.

Con la plaza del Ayuntamiento totalmente abarrotada -y dos grandes pancartas, una contra las agresiones machistas y otra sobre el carácter acogedor de Logroño- llegó el momento más esperado, cuando Gamarra se limitó a pedir a los ciudadanos que llenen de alegría las calles, gritó vivas a la ciudad y a San Mateo y prendió la mecha de las fiestas.

Justo tras el estallido del cohete comenzó el otro momento esperado por los jóvenes, la actuación de Carlos Jean, que regresaba al cohete tras un año de ausencia.

Dentro del Ayuntamiento, junto a las principales autoridades riojanas y de la ciudad, unos 300 invitados han asistido al austero ágape brindar con vino de Rioja por las fiestas que comienzan.

Todos lo han hecho también con su pañuelo de fiestas, eso sí, en diferentes colores, principalmente azul marino y granate, aunque también rojo o verde.

La alcaldesa de Logroño ha sido muy breve en sus palabras previas al disparo del cohete, solo ha llamado a los logroñeses a "llenar de alegría la ciudad" y ha entonado el tradicional "Viva San Mateo y Viva Logroño" que ha dado el inicio a una semana de actos festivos.

Después, ante los medios de comunicación, Gamarra ha recalcado que "hoy empiezan unos días en los que hay que disfrutar" porque "son unas fiestas para la alegría, para la sonrisa y para que todos podamos ser felices".

"Quiero que los logroñeses aprovechen estos días para disfrutar, que olviden los problemas que tenemos cada uno y busquemos lo mejor de nuestro entorno para ser felices", ha incidido la alcaldesa, que también ha alentado a la "convivencia entre todos" en los próximos días "de forma sana".

Ha destacado el que unas treinta mil personas se hayan congregado en la Plaza del Ayuntamiento, y quince mil en los alrededores "lo que supone que aquí está disfrutando mucho Logroño, mucha Rioja y mucha gente de otras partes de España" en una ciudad en la que "nadie se siente extranjero".

Gamarra ha asegurado que ha sentido "los mismos nervios y la emoción que el primer día, me han temblado las piernas igual" y ha concluido con un llamamiento a "festejar la vendimia" que "es lo que ha hecho a esta tierra tan rica y hace que podamos disfrutar de una forma diferente.

El presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, ha felicitado las fiestas "también a todos los que tienen que trabajar en ellas" y ha asegurado que inicia estos días "con mucha ilusión y ganas" gracias a que "hay un ambiente excepcional".

"Los riojanos siempre nos hemos caracterizado por ser amables y acogedores y así acogemos a quienes nos van a visitar estos días, y así hacemos más Logroño y más Rioja", ha afirmado el presidente riojano.

Los otros protagonistas del cohete han sido los dos vendimiadores, que se han sentido "muy emocionados, no hay palabras para describirlo", ha asegurado Natalia Sáenz.

"Aunque te lo cuenten, no te imaginas que esto es así, la gente nos ha dado un cariño increíble", ha incidido su compañero Cristian Sarramián, que ha pedido a los logroñeses "que salgan a la calle y disfruten cada segundo".