La Rioja

Logroño, 16 ago (EFE).- El Logroño-La Rioja se ha impuesto en su debut en casa por 34-30 al Recoletas Valladolid en un choque marcado por la mala defensa de los dos conjuntos, algo que ha penalizado más al equipo que en teoría es inferior, el castellano.

El Valladolid realizó un buen partido, inquietó durante muchos minutos al equipo local y mandó en el marcador, pero pagó caro el no hacer un esfuerzo mayor en defensa; porque en cuanto los de Logroño mejoraron en intensidad, aunque solo fuera por unos minutos, se llevaron el partido.

Quizás el conjunto que entrena Ignacio González mereció más suerte por su esfuerzo en el primer tiempo, en el que se mantuvo centrado y supo leer bien las facilidades que daba el equipo de Logroño en defensa.

Así el marcador siempre fue igualado, pero con cortas diferencias a favor del Valladolid, que se encontraba muy suelto y con mucha confianza en sus opciones de ataque, aunque tuvo que conformarse con llegar igualado al descanso (16-16) porque el equipo local ya empezó a mejorar.

Pero ninguno de los dos equipos había defendido bien y tampoco los porteros estuvieron a un gran nivel (6 paradas Kupra y otras tantas entre Díaz y Pérez Verdejo) y por eso era evidente que en el segundo tiempo tendría ventaja el que mejorara en esa faceta.

Y lo hizo el equipo del que más se esperaba, el Logroño, que mostró algunos de los argumentos que se esperan de un equipo que quiere luchar en la parte alta de la tabla.

No obstante, tuvo que verse contra las cuerdas para reaccionar, cuando el Valladolid volvió a ponerse por delante en el minuto 7 del segundo tiempo (20-21) y ahí se encendió la "alarma" local.

La defensa riojana se transformó, ganó en intensidad y en rapidez de manos y gracias a ello los logroñeses robaron tres balones que aprovecharon al contraataque -con un Ángel Fernández excepcional- para colocarse 25-21 y empezar a mandar en el partido.

De hecho, los riojanos ya no perdieron la iniciativa y por momentos pareció que el resultado iba a ser mucho más abultado.

Pero cuando creyó que lo tenía hecho, el equipo de Logroño volvió a perder concentración y eso permitió acercarse de nuevo al Valladolid, aunque en ningún momento tuvo opciones de ganar y terminó con una derrota por cuatro goles (34-30).

- Ficha técnica:

34 - Balonmano Ciudad de Logroño (16+18): Jakub Krupa (p), Sánchez Migallón, Montoro (1), Javier Muñoz (3,1p), Garabaya, Kukic (2), Ángel Fernández (9), Castro (6), Chiuffa (2), Del Arco (1), Garciandia (7), Paredes y Cadarso (1) y Kusan (2).

30 - Recoletas Valladolid (16+14): Javier Díaz (p), Adrián Fernández (4), Fernando Hernández (3,1p), Rubén Río (3), Abel Serdio (3), Gonzalo Matías, Víctor Rodríguez (5), César Pérez (p), Niko López (3), Alex Garza (1) Diego Camino, Roberto Torrado (1), Roberto Pérez (3), Jorge Serrano (2) y Miguel Camino (2).

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 5-6, 7-8, 11-11, 13-14, 16-16 (descanso); 19-18, 23-21, 27-22, 30-24, 32-27 y 34-30 (final).

Árbitros: Álvarez y Friera. Excluyeron por dos minutos a los locales Kusan, Garabaya, Chiuffa y Paredes; y a los visitantes Diego Camino, Garza (2 veces), Serdio y Miguel Camino.

Incidencias: Partido de la segunda jornada de la Liga Asobal con alrededor de un millar de espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja.