La Rioja

Logroño, 16 sep (EFE).- La Unión Deportiva Logroñés pondrá mañana a prueba su estado de forma en un arranque de temporada prometedor, ya que tendrá enfrente a un rival que ha empezado tan bien o más que los riojanos, el Burgos, único equipo del grupo que no ha encajado un gol en el en las cuatro primeras jornadas.

El primer mes de temporada ha servido para que varios equipos con aspiraciones se coloquen en la parte alta; de hecho, tres de los candidatos a los primeros puestos, Logroñés, Mirandés y Burgos son ahora los tres primeros.

Un dato anecdótico pero que convierte el encuentro de mañana en muy importante para el devenir de la temporada si las cosas siguen así.

Sobre todo porque tras unos años sin muchas expectativas, el Burgos parece haber dado un paso adelante para luchar por el ascenso; ha conformado un grupo rocoso, como era de esperar con la dirección de Patxi Salinas en el banquillo.

Y los primeros partidos han dejado claro que será un equipo que complicará mucho el ataque de los rivales: en cuatro jornadas ha ganado tres partidos por 1-0 y ha empatado sin goles otra.

Los tres tantos han sido anotados por el marroquí Youssef, uno de los fichajes del equipo castellano que se presenta como una de las revelaciones del equipo.