La Rioja

Logroño, 2 ago (EFE).- El Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (SPPME) ha recomendado hoy al denunciante que del proceso de oposiciones a oficiales en la Policía Local de Logroño que acuda la vía contencioso-administrativa para anular las pruebas, tras constatar la jueza que existieron "irregularidades".

La titular del Juzgado de instrucción número 2 de Logroño ha decretado en un auto el sobreseimiento provisional de las actuaciones por una presunta prevaricación administrativa en la promoción interna de ocho plazas de oficial en la Policía Local, convocadas en octubre de 2014.

La jueza sostiene que "no aparece debidamente justificada la perpetración" de los delitos de prevaricación, revelación de secretos, tráfico de influencias, daños informáticos e infidelidad en la custodia de documentos que dieron origen a la causa, el pasado mes de marzo, pero sí constata varias "irregularidades" en este concurso oposición.

En una nota, el SPPME, que se personó como acusación, ha lamentado que solo la alcaldesa, Concepción Gamarra (PP), sería "capaz de sacar pecho y alegrarse de un auto judicial en el que se considera que el procedimiento selectivo no fue lo suficientemente transparente y dio origen a razonables sospechas de arbitrariedad que la administración municipal tenía el deber de evitar".

Según este sindicato policial, el portavoz de Gamarra, Miguel Sáinz, "miente de forma ruin y con ello continua maltratando a uno de sus trabajadores".

Esta organización profesional ha recalcado que "en el auto se describen detalladamente diferentes irregularidades que ya fueron denunciadas por afectados y sindicatos" y que se pudieron comprobar en la Comisión de Investigación sobre las oposiciones de la Policía Local, celebrada en el Ayuntamiento de Logroño.

Entre esas "irregularidades" ha citado como permitir la participación en el proceso selectivo de un opositor que "no se encontraba presente en el momento de ser llamado a la prueba de flexibilidad", que supone una causa de exclusión según las propias bases de las pruebas, además de ser algo conocido por cualquier persona que se haya presentado a una oposición.

Otra "irregularidad" recogida en el auto es "el hecho de que el comisario jefe animara o alentara con especial vehemencia" precisamente al mismo aspirante al que se le permitió llegar tarde, que según la jueza "constituye una exteriorización de trato de favor poco pertinente para un miembro de Tribunal".

El SPPME ha lamentado que Gamarra, "usando la técnica del avestruz, esconda la cabeza mientras insiste en la transparencia de este proceso a pesar de las dilaciones entre la realización de pruebas y sus correcciones, de la falta de rigor en las actas del Tribunal y de la ausencia de exposición -siquiera breve o concisa- de las razones por las que se puntúa".

Todas estas circunstancias aparecen relatadas en el auto judicial, que a cualquier persona con un poco de sentido común y responsabilidad, le haría plantearse el fondo de la cuestión, pero "en el Partido Popular parecen ser motivo de satisfacción y alegría", ha criticado este sindicato.

"La señora alcaldesa se ha olvidado de que el denunciante también es trabajador de este Ayuntamiento y es un funcionario que está siendo vilipendiado al usar de forma torticera el contenido de un auto judicial en el que se le reconocen gran parte de sus denuncias -precisamente en la parcela de lo administrativo-, cosa que los únicos que parecen no entender son los miembros del equipo de Gobierno", ha recalcado el SPPME.

Por último, esta organización ha prometido seguir trabajando para "mejorar la transparencia" de las oposiciones y la "igualdad" de los aspirantes a los procesos, a pesar de los "impedimentos" y por mucho que le pese a la actual alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra.