La Rioja

Logroño, 2 ago (EFE).- Un total de 733 riojanos y sus familias ya se han beneficiado de las ventajas de la tarjeta sanitaria de acompañamiento y accesibilidad (AA) a los servicios sanitarios para personas con discapacidad.

La consejera de Salud del Gobierno de La Rioja, María Martín, se ha reunido hoy con profesionales y asociaciones de pacientes para hacer balance del primer año de uso y consensuar posibles mejoras, ha informado el Ejecutivo regional en una nota.

La tarjeta sanitaria AA nació en junio de 2016 con el objetivo de facilitar la accesibilidad a los servicios sanitarios de aquellos pacientes que sufren ciertas patologías como trastornos mentales, demencia, autismo, sordoceguera o algún tipo de discapacidad intelectual grave.

Desde su puesta en marcha, la tarjeta AA se ha convertido en una herramienta "muy útil" dentro del Sistema Público de Salud de La Rioja para los pacientes, sus familias y para los profesionales, ha resaltado el Gobierno regional.

El portador de la tarjeta puede estar acompañado permanentemente por un familiar o cuidador, tanto en la espera como en la consulta o durante el acto médico, siempre que la situación clínica lo permita.

Además, el acceso a la consulta se ajusta lo máximo posible al horario de la cita para reducir la espera entre la llegada al centro sanitario y el momento de la atención al paciente.

Esta medida también facilita la labor de los profesionales, ya que quedan alertados de antemano de la llegada del paciente, bien por la marca registrada en la propia tarjeta sanitaria, o por la inclusión de un aviso en la hoja de citación.

Martín ha subrayado que "el propósito final de esta tarjeta ha sido siempre mejorar el bienestar y la calidad de vida de los pacientes dependientes con patologías graves, así como facilitar su cuidado a los tutores de los mismos", en definitiva, "hacerles la vida un poco más fácil".

Ha explicado que la tarjeta AA "es un ejemplo de equidad, de cómo el sistema sanitario debe ajustarse a las necesidades de las personas, que todos tengan las mismas posibilidades de acceso".

Además, ha destacado la implicación de las asociaciones de pacientes en este primer año de vida de la tarjeta, ya que "sin su ayuda no habría sido posible", y ha añadido que "este tipo de iniciativas son un ejemplo de los lejos que se llegar cuando administración y asociaciones trabajan unidos".

Ha asegurado que estas iniciativas "suponen un antes y un después para el paciente y su familia a la hora de utilizar los recursos sanitarios", por lo que ha animado a esforzarse para que más ciudadanos puedan beneficiarse de este u otros proyectos.

La consejera riojana ha subrayado que "siempre se puede mejorar y ahora entre todos hay que analizar de nuevo en qué se debe reforzar o cambiar para incrementar, si cabe, su uso".

En la reunión han participado representantes de las asociaciones de pacientes implicadas en el proyecto, como la Confederación Española de Organizaciones a favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS), Asociación Riojana para el Autismo (ARPA), Asociación Riojana para el Síndrome de Down (ARSIDO), Asociación Riojana de Familiares y Enfermos Psíquicos (ARFES), Asociación de Familiares de Alzheimer de La Rioja (AFA), Asociación de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral de La Rioja (ASPACE), entre otras.