La Rioja

Logroño, 1 ago (EFE).- Un total de 627 personas desempleadas han sido atendidas por el Servicio Municipal de Orientación y Promoción Sociolaboral del Ayuntamiento de Logroño en el primer semestre de este año, ha afirmado hoy el concejal de Innovación y Emprendimiento, Manuel Peiró.

Peiró ha presentado estos datos en una rueda informativa, en la que también han participado la responsable de este servicio, Rocío Muñoz; y una de las profesoras Vanesa García.

El concejal ha explicado que este servicio, que tiene un presupuesto anual de unos 160.000 euros, ofrece información y asesoramiento continuados a personas que buscan trabajo o quieren reenfocar su perfil profesional.

Ha relatado que se atiende a través de dos servicios, por un lado, los Itinerarios de Inserción Sociolaboral con personas preceptoras del Ingreso Mínimo de Inserción (IMI) derivadas por la red de servicios sociales y la red de empleo de Logroño.

Desde enero hasta junio de este año se han atendido a 380 usuarios en este servicio, ha dicho, de los que el 60 por ciento son mujeres y el otro 40 hombres, a quienes se han proporcionado un total de 1.334 atenciones.

El 50 % de los usuarios de esta iniciativa supera los 30 años de edad, un dato "coherente" con la condición de ser mayor de 25 años para poder percibir la ayuda IMI, ha destacado Peiró, quien ha señalado una subida respecto al año pasado en los menores de 25 años, que son un 10.5 %.

Los desempleados miembros de una familia monoparental atendidos suponen el 13,7 %; de etnia gitana un 14,7 %; con discapacidad reconocida un 13,1 %; los mayores de 45 años han sido el 36,3 %; y excarcelados un 1,8 %.

El 62,2 % de las personas atendidas en este servicio tiene un nivel formativo inferior al graduado de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y un 3 % es analfabeta.

El otro servicio se basa en proporcionar información, orientación y asesoramiento a personas desempleadas a través de una demanda espontánea.

Durante este año se han realizado 41 contrataciones de personas en Itinerario de Inserción perceptores de IMI y que han sido atendidos en el Servicio de orientación por demanda espontánea; a esta cifra se suman cuatro personas que "se van a incorporar en breve a un puesto de trabajo", ha informado.

Un 65,9 % de las población que utiliza el servicio con demanda espontánea es de origen español, el 82,6 % son personas con menos de un año de desempleo, la misma cifra corresponde a quienes cobran una prestación contributiva, mientras que el 71,65 % tiene experiencia laboral previa.

Este servicio ha atendido a 247 desempleados, con los que se ha realizado 272 sesiones de orientación individualizada y de los que el 55,5 % son mujeres.

Ha habido un mayor número de usuarios menores de 30 años y entre 30 y 44 años: el 48,6 % tiene un nivel educativo bajo y destacan las personas de origen extranjero que han realizado estudios académicos de mayor nivel en su país de origen que están sin homologar.

"Estamos muy orgullosos de los porcentajes, no solo de los de rédito directo en lo que es encontrar empleo, sino también en lo que tiene que ver con el empoderamiento personal y profesional de todas estas personas y lo que ellas nos trasladan", ha subrayado el concejal.

Por su parte, Muñoz ha señalado que hay un proceso de trabajo en el que "la persona analiza sus puntos fuertes y débiles en relación a un contexto dado, y, en función de eso, se van superando diferentes fases y etapas".

"No solo somos docentes, sino que además somos personas que estamos intentando ayudar a otras personas, entonces nuestro itinerario tiene que ir un poquito mas allá", ha dicho García.

Peiró ha recordado la firma realizada a principios de este año entre el Ayuntamiento logroñés y el Gobierno regional de "el mayor de los contratos de formación que nunca ha existido" entre ambas instituciones para la ejecución de itinerarios de inserción.

Este convenio cuenta con un presupuesto de 700.000 euros, dispone de más de 1.000 plazas y 9.500 horas de formación para parados de larga duración, inmigrantes y personas en riesgo de exclusión laboral, entre otros.