La Rioja

Logroño, 1 ago (EFE).- El consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, ha defendido hoy la actuación del Gobierno regional en el proceso de reparto de nuevas plantaciones de viñedo, en el que los altos cargos del Ejecutivo "no meten las narices, ni dan instrucciones de qué solicitudes hay que atender y cuales no".

Así lo ha defendido el Consejero ante la Comisión de Agricultura del Parlamento regional, en una comparecencia que se ha celebrado a petición del Grupo socialista.

Nagore ha dedicado la mayor parte de su comparecencia a detallar el método por el que se repartieron hectáreas para plantar viñedo en La Rioja en 2016 y, especialmente, el proceso correspondiente a 2017, que está en marcha.

En cualquier caso ha recalcado que el propósito del Ejecutivo regional es que solo puedan plantar nuevo viñedo los solicitantes que cumplan los requisitos que exige la normativa, para lo que se han dedicado numerosos recursos a tratar de determinar en qué solicitudes se pueden haber creado "condiciones artificiales" para optar al proceso.

El consejero ha subrayado que los criterios marcados para el reparto de autorizaciones de plantación en 2017 son, básicamente, los mismos que en 2016 "y La Rioja es la única comunidad en la que ha habido polémica".

Ha defendido que era "imposible" cambiar ahora los criterios de reparto, aunque "sí que había tiempo para cambiarlos antes del inicio del proceso, en febrero" pero el Consejo Regulador de la DOCa Rioja, ha asegurado, no reclamó esa modificación.

Así, se mantienen la obligación de ser titular o jefe de explotación, menor de 41 años, sin viñedo y actividad agraria demostrable; o pertenecer a un grupo denominado "de buen comportamiento", formado por agricultores que cumplen la normativa marcada en superficie y actividad.

Con esos criterios, ha detallado, "ha crecido de forma notable" el número de solicitudes y de hectáreas pedidas.

Así, se recibieron 649 solicitudes, por 6.986,39 hectáreas en el grupo de jóvenes viticultores; y 113, por 954,86 hectáreas, en el grupo denominado "de buen comportamiento"; en total son 762 peticiones por 7.941 hectáreas.

Antes de detallar el procedimiento seguido con esas solicitudes, Nagore ha recalcado que tras su recepción "los altos cargos no metemos las narices en los expedientes, ni damos instrucciones de qué solicitudes hay que atender o no" y ha calificado de "auténtica falacia" que "nos acusen de arbitrariedad y de que querer beneficiar a unos y perjudicar a otros".

Ha incidido en que su departamento ha realizado un gran esfuerzo para comprobar si los solicitantes son nuevos viticultores y la superficie admisible en cada caso.

Para ello se han "cruzado" bases de datos, como la de perceptores de ayudas de la PAC, el registro de explotaciones y las fechas de alta en él, los ingresos en el IRPF y la Seguridad Social agraria.

También el régimen de tenencia de los terrenos solicitados para plantar, las fechas de arrendamiento si es alquilado, el precio, el tiempo del contrato, las posibles vinculaciones con el arrendador o si hay cláusulas abusivas en los contratos.

Se ha buscado, ha incidido, en si hay "condiciones artificiales" y, cuando se han detectado "se ha eliminado la superficie afectada, y si es más 50% de la pedida el expediente no se ha admitido".

Tras un primer examen de 762 solicitudes se rechazaron 90 (75 en el primer grupo y 15 en el segundo) por creer que había "condiciones artificiales claras".

Así las solicitudes pasaron a ser 672 (574 y 98, respectivamente) pero del primer grupo, el correspondiente a nuevos agricultores, se pasaron 418 al segundo por diferentes cuestiones.

Es decir, el Gobierno regional disponía de una lista con 156 nuevos solicitantes de viñedo y 516 peticiones del grupo 2.

Pero tras un trámite de alegaciones ese número volvió a cambiar, al ser admitidos 41 en el primer grupo con lo que la lista para el Ministerio incluía a 197 nuevos solicitantes (que pedían 1.465 Ha) y 475 en el grupo segundo (por 3.155 Ha).

El consejero ha detallado que en el trámite se declaró a 90 de los solicitantes (que pedían 3.155 Ha) "no admisibles".

Y también ha explicado que entre los incluidos en el grupo dos, casi la tercera parte (el 32 %) ya obtuvieron derechos de plantación en el proceso de 2016.

Ha recalcado que, en realidad, todavía no se ha concedido ninguna autorización de plantación y ha explicado que, en principio, los 197 nuevos solicitudes tendrán asignadas 471 hectáreas, con lo que cada uno recibirá el 32,2 % de lo pedido.

"El objetivo del Gobierno riojano es que finalmente solo puedan plantar viñedo quienes cumplan los requisitos, sean peores o mejores, y que no puedan plantar quienes hayan actuado de forma fraudulenta" y para ello "hay un control permanente", ha dicho.

Ha explicado que en muchos casos se han producido "intentos burdos" de fraude "pero también otros más sofisticados", con el uso de testaferros o la división artificial de explotaciones, por ejemplo, y "por eso el proceso de control continúa".

El consejero ha incidido en que es la administración la que debe demostrar el fraude y ha asegurado que han tenido un margen de tiempo muy corto para remitir la lista de solicitantes al Ministerio de Agricultura.

De hecho, por esa falta de tiempo material ha asegurado que aunque se haga pública la resolución de concesión de superficie "cuando haya sospechas, el documento irá acompañado de un aviso de que está en proceso de comprobación".

Posteriormente se publicará la lista definitiva, "aunque estamos abiertos a que cualquier ciudadano pueda aportar una denuncia con datos de indicios de condiciones artificiales".

"Quien detecte prácticas fraudulentas, que lo diga, para que no quede la sospecha de que la Consejería no actúa limpiamente", ha incidido Nagore, que ha asegurado no entender "el afán por enredar en un asuntos delicado, esa es una actitud que en nada beneficia al sector", ha concluido.