La Rioja

Logroño, 18 jul (EFE).- La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ha afirmado hoy que es la primera universidad online, privada y en español del mundo que desarrolla, con el horizonte de 2020, una política de educación abierta, que facilita y defiende el derecho y el deber a la educación de todas las personas.

En una nota, UNIR ha añadido que, para ello, reforzará las herramientas y recursos que actualmente ya desarrolla en educación abierta con el fin de fomentar que sus estudiantes y docentes usen, creen y publiquen recursos y servicios que aumenten las oportunidades de aprendizaje y mejoren las prácticas docentes.

Ha subrayado que "la era de los libros de texto analógicos y la información cerrada es insuficiente para una sociedad cada vez más influida por la tecnología".

También ha defendido que los estudiantes, en la actualidad, deben conocer y acceder a recursos abiertos y actualizados con los que ser capaces de "buscar soluciones creativas, desarrollar su inteligencia emocional y aprendizaje auto-dirigido y convertirse en trabajadores colaborativos".

Por ello, "consiente de esta necesidad de aprendizaje sin límites e inclusivo", UNIR ha diseñado una política de educación abierta para aumentar las oportunidades de enseñanza para todos y mejorar las prácticas docentes.

Esta política, revisada por 25 expertos internacionales en educación abierta, perfila la visión de la universidad sobre la educación abierta en todas sus formas: recursos de educación abierta, información, resultados de investigación, políticas, tecnología, licencias y creación de contenidos.

El editor de la política de educación abierta diseñada por UNIR, Daniel Burgos, ha explicado que la responsabilidad social como universidad pasa por proporcionar a la sociedad materiales, servicios y recursos educativos de calidad y con licencias abiertas.

El objetivo es que "cualquier persona, de cualquier condición y en cualquier país, pueda estudiar y formarse para mejorar en sus desarrollo e integrarse mejor en la comunidad de forma útil", ha precisado.

UNIR se ha marcado cinco importantes prioridades para la creación de esta política hasta el año 2020, como aumentar la cantidad de recursos de educación abierta liberados por esta universidad online.

Su deseo es que la universidad amplíe gradualmente la cantidad de recursos de aprendizaje, lecciones, video-cast, clases abiertas y otros materiales educativos hasta un 40 % del total de producción de texto y vídeo.

También se propone integrar recursos de educación abierta existentes en cursos de UNIR, para lo que se formará al personal de la universidad con el fin de que pueda identificar, evaluar, adaptar y compartir estos recursos en su docencia.

Apoyar la creación de recursos de educación abierta como recursos académicos es otra de los aspectos a conseguir para que, al menos, el 20 % del material de aprendizaje creado por sus docentes se implante y distribuya con licencias abiertas.

A ello ha sumado desarrollar un enfoque de acceso abierto para los datos de investigación de UNIR y contribuir a la concienciación sobre educación abierta en la sociedad y la comunicad académica en general.

UNIR dispone ya de varios servicios y herramientas de acceso libre a revistas nacionales e internacionales, blogs de profesores, su biblioteca, un canal de Youtube y redes sociales.

Además, UNIR, a través de su Vicerrectorado de Transferencia y Tecnología, publica sus propias actas del Congreso Internacional 2016 UNESCO-UNIT sobre TIC y Educación y colabora en la traducción al español del informe Horizon Report Higher Education desde 2013.

En esta línea, UNIR se compromete, con su política de educación abierta, a contribuir al eLearning internacional y la comunidad de educación abierta, así como a fomentar la relación de colaboración con sus socios nacionales e internacionales para evaluar la correcta implementación de su política.

Según sus datos, UNIR, aprobada oficialmente en 2008 y cuya sede central está en Logroño, tiene más de 26.000 alumnos, de los que más de 7.000 son latinoamericanos; y 1.524 empleados, de los que 934 son docentes e investigadores; e imparte 17 grados, 2 cursos de adaptación, 55 másteres universitarios y 30 títulos propios.