La Rioja

Logroño, 17 jul (EFE).- Logroño constituirá un "grupo local" dentro del Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta, según ha avanzado hoy la alcaldesa de la capital riojana, Concepción Gamarra.

Gamarra ha presidido una reunión de coordinación dentro del Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta, en la que han participado responsables del Centro de Inteligencia sobre Terrorismo y Crimen Organizado del Ministerio del Interior y técnicos de diversas áreas del Ayuntamiento.

El objetivo de este encuentro de trabajo, similar a los que se desarrollan en otras ciudades, es que en los ayuntamientos se conozca con detalle el contenido de este plan de acción y se desarrollen las herramientas para su aplicación.

Gamarra, en la reunión, se ha comprometido a crear en Logroño un "grupo local", en el que se integrarán técnicos de Servicios Sociales y de Policía, además de otras áreas municipales, ha detallado el Ayuntamiento en una nota.

Para la formación específica de sus miembros, la alcaldesa ha hecho referencia a un documento que se está elaborando en el seno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que se presentará el próximo mes de noviembre en su Comisión de Seguridad de la FEMP y que servirá como guía para todos los ayuntamientos españoles.

"Es necesario trabajar desde el ámbito local para que toda la sociedad esté sensibilizada y comprometida con la erradicación de este tipo de violencia que compromete una convivencia tranquila y en libertad", ha subrayado la alcaldesa.

Se parte de la premisa de que "el municipio es el escenario fundamental para la prevención y actuación contra este tipo de violencia", ha detallado.

Se trata de una amenaza que afecta a toda Europa y para la que España se ha dotado de este plan como "un instrumento eficaz de detección temprana y neutralización de los brotes y focos de radicalismo violento, actuando sobre aquellas comunidades, colectivos o individuos en situación de riesgo o vulnerabilidad".

Desde ese punto de vista, la actuación coordinada entre instituciones, cuerpos de seguridad y también sobre la bases de la colaboración ciudadana resulta "fundamental" para controlar un posible riesgo dentro de un entorno cercano como es el municipio.

Así, la creación de "grupos locales" resulta "imprescindible" para la aplicación de esta estrategia nacional, en la que los ayuntamientos actuarán coordinadamente, pero con un alto grado de autonomía.

Este Plan Nacional contra la Radicalización Violenta fue aprobado en 2015 y está estructurado en tres ámbitos de actuación: interno (dentro de España); externo (otros países donde existan intereses españoles) y el ciberespacio (en internet).

Está elaborado, según las directrices y estrategias de la Unión Europea, por un grupo de trabajo interministerial -doce ministerios implicados-, en el que también está integrado el Centro Nacional de Inteligencia, la Fundación Pluralismo y Convivencia y la Federación Española de Municipios y Provincias; coordinados por el Centro de Inteligencia sobre Terrorismo y Crimen Organizado.