La Rioja

Logroño, 20 jun (EFE).- FeSP-UGT ha lamentado hoy que el Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro, de Logroño, "sigue sufriendo episodios continuos de colapso, aun pasado el período de gripe", y ha exigido a la dirección del Hospital que ponga a disposición del Servicio de Urgencias las camas hospitalarias libres".

Esta federación sindical, en una nota, ha añadido que "a primera hora de la tarde de ayer, día 19, se produjo el bloqueo de hasta ocho ambulancias que se vieron obligatoriamente paradas durante aproximadamente 40 minutos en las puertas de la Urgencia del Hospital San Pedro".

Ello supone, ha precisado, que "durante ese intervalo de tiempo no pudieron acudir a dar respuesta a otros servicios urgentes".

Según sus datos, "durante los últimos 10 días por la tarde se han doblado los boxes (de Urgencias), que tienen como única separación una cortinilla corredera, lo que supone una total pérdida de intimidad y confidencialidad para los pacientes ubicados en tan precarios habitáculos".

Además, "incluso dificulta la asistencia de estos pacientes por parte de los profesionales que realizan su labor, ya que en un box doblado las dos camillas se encuentran a escasa distancia", ha precisado la FeSP-UGT.

En su opinión, "esto sucede porque el Servicio de Urgencias está colapsado y no puede dar cabida a los enfermos transportados por las ambulancias".

Para FeSP-UGT, "esto, a su vez, es consecuencia de que hay muchos pacientes pendientes de ingreso a la espera de que se le asigne una cama libre en hospitalización".

La misma fuente sindical ha agregado que "el cuello de botella se encuentra en el déficit de camas abiertas en este hospital y vemos cómo se gana tiempo con una unidad de pre-hospitalización que no es más que un parche, mientras se mantienen camas cerradas del control 4º C, e incluso se baraja el próximo cierre del control 3º B".

FeSP-UGT exige a la dirección del Hospital San Pedro "una mejor gestión de las camas hospitalarias, de tal manera que se pongan a disposición del Servicio de Urgencias del Hospital las camas libres necesarias para evitar estos colapsos que no cesan".

Estos "colapsos tienen consecuencias nefastas en la asistencia de los enfermos y de los propios profesionales que trabajan sobrecargados y en condiciones físicas pésimas".