La Rioja

Logroño, 25 may (EFE).- La presidenta de la Asociación Celiaca de La Rioja, María Ángeles Espila, ha afirmado a Efe que la "moda" de comer alimentos sin gluten "va a perjudicar" a los celíacos y ha subrayado que es falso que coman mejor que los que no lo son.

La presidenta de esta asociación, que tiene 425 socios, ha explicado que la industria se suma a esta moda con la producción de alimentos sin gluten, pero es "un crecimiento falso" y el mensaje que se lanza fuera es "muy dispar".

Ha puesto como ejemplo el que una persona, como ella, celíaca, no puede comer nada de gluten; mientras que el que no lo es, pero sigue esta moda, puede hacerlo intermitentemente, lo que provoca confusión en la sociedad y en la hostelería, "hay mucho postureo", ha dicho.

"Nuestro pan tiene muchísimas más grasas que el pan de trigo, que tiene harina, levadura, agua y sal, y el nuestro, para compensar esa falta de gluten, que es lo que le da esa esponjosidad, lo cambian por grasas, luego, de más sano, nada", ha detallado Espila.

La presidenta ha relatado que ser celíaco supone "una transformación completa en tus hábitos de alimentación" y, "dentro del hogar, lo haces más o menos bien, aunque te cuesta un poco al principio", pero es mas difícil adaptarlos en sociedad.

Ha señalado que todavía existe "miedo" y "desconocimiento" ante esta enfermedad y ha puesto como ejemplo un acto social en el que se sirva comida que el celíaco no puede consumir.

"En cualquier aspecto de la vida, en el momento de una actividad social relacionada con la alimentación, siempre estás un poquito marginado", ha subrayado.

"Igual que soy muy crítica con muchas cosas que nos pasan, Logroño es una ciudad en la que la hostelería es muy solidaria y sí que se puede hacer una vida un poquito normalizada en algo tan nuestro como la calle Laurel, donde podemos comer pinchos", según Espila, quien ha añadido que hay muchos restaurantes en La Rioja que ofrecen, con garantías, un menú sin gluten.

Ha recalcado que el mejor momento para diagnosticar esta enfermedad es la edad pediátrica, a partir de que haya una serie de síntomas "muy diversos", aunque hay un perfil típico, que es el del "niño con el percentil bajo, pero no siempre se da".

Espila ha recalcado que esta enfermedad también se diagnostica en la edad adulta, en la que se plantean diversas complicaciones al no haber sido detectada con anterioridad.

Se ha referido a que todos los años se realiza un estudio según las pautas que marca Salud sobre la "famosa" pirámide nutricional, en el que se constata que una dieta sin gluten representa unos 1.500 euros más en la cesta de la compra, motivo por el que cree que hay algunos celíacos que se saltan la dieta.

También ha relatado que, en la renovación que se hizo del protocolo de diagnóstico de esta enfermedad en La Rioja en 2009, se incluyó que, cuando "a cualquier niño, por la causa que sea, haya que hacerle una analítica de sangre", se compruebe la posible celiaquía.

Sin embargo, sus datos indican que el protocolo de seguimiento, en algunos casos, no se cumple, sobre todo en los adultos y ha insistido en que "no solo hay que diagnosticar porque cuanto antes lo sepamos mejor", sino que también hay que efectuar un seguimiento posterior.

Para conmemorar el Día del Celíaco, que se celebrará mañana, día 27, ACERI desarrollará el cuatro de junio una jornada para presentar el informe elaborado por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril sobre la situación de las personas con enfermedad celíaca en España.

La presidenta ha indicado que espera que este estudio se escuche y poder contribuir con él a que se den "las ayudas económicas que necesitan los celíacos".

Ha afirmado que se presentará el cuento "Lola y Toño pasean por Logroño", continuación de otro editado previamente y que cuenta la historia de una niña celiaca que, en esta segunda parte, ya ha crecido.