La Rioja

Madrid, 21 abr (EFE).- Los viticultores están preocupados en estas fechas por la lentitud del comercio del vino, con pedidos "a cuenta gotas" en casi toda Europa, y por la falta precipitaciones mientras que, en el lado positivo, el consumo nacional continúa recuperándose y los precios en origen, del granel, resisten.

Desde UPA Castilla-La Mancha, ansían que lleguen las lluvias cuanto antes, sobre todo en Ciudad Real, donde las disponibilidades para riego se han desplomado, además, tras varios años de sequía.

Desde Asaja-Socuéllamos (una de las grandes ciudades del vino españolas por su dimensión productora), Pedro Alcolea, indica a Efeagro que "lleva mucho tiempo sin llover y la tierra está como el carbón, muy seca" y se abren dudas sobre la evolución de la planta.

"El viñedo está brotado ahora mismo y cuando llegue la hora del desarrollo, si no llueve, o regamos o podremos tener una merma considerable" de producción, porque la planta, al no tener humedad, genera menos floración y se reduce el cuajado de los racimos.

En distintas áreas de Castilla-La Mancha habrá caída de cosecha por otro motivo: las heladas del 25 de marzo que dañaron algunas variedades -como chardonnay, moscatel y tempranillo-, y que hoy mismo se han vuelto a repetir en la provincia de Cuenca, especifica.

"La meteorología calurosa de este mes de abril propicia un rápido avance fenológico de los viñedos, y hace que se anticipe, frente a las fechas habituales de campañas anteriores, el comienzo de la lucha contra las plagas y las enfermedades del cultivo", puntualiza el Gobierno de La Rioja en su última "hoja de precios".

Sobre la evolución de la comercialización, el director técnico de la Asociación de Empresas Vinícolas de Extremadura (Asevex), Jacinto Guerra, constata que el mercado "va más lento que años anteriores" para el vino español, aunque "se siguen haciendo operaciones".

"Extremadura quizás esté en mejor situación que otras zonas porque a principios de campaña, sobre todo en noviembre y diciembre, se movió mucho vino", si bien se ralentizó después; mientras, los precios en origen se mantienen invariables durante semanas.

En todo caso, Guerra recuerda que los meses de marzo y abril suelen ser "tranquilos" para los mercados porque los operadores compran lo imprescindible hasta tener más información sobre cómo se desarrollará la próxima cosecha y, así, las disponibilidades que habrá y que marcarán la evolución de las cotizaciones.

Los comerciantes también están pendientes de las cifras de las producciones que arrojen las actuales vendimias del Hemisferio Sur.

Ciatti pronostica ya 1,4 millones de toneladas de uva para Sudáfrica; 1,8-2 millones de t en Argentina; 1,8 millones para Australia y 418.000 t en Nueva Zelanda, mientras que parece confirmarse que Chile "pinchará" en producción, por lo que muchos clientes habituales del país miran ahora hacia España.

En referencia al consumo, todo el sector vitivinícola se muestra esperanzado por la evolución del mercado interior, que vuelve a crecer después de años con descensos continuados.

Así por ejemplo, el valor de las ventas de vinos espumosos y tranquilos en "libreservicio" -supermercados, hipermercados y tiendas- creció un 5,2 % y un 4,1 % interanual, respectivamente, durante los dos primeros meses de 2017, según el último informe "Market Trends" de Nielsen, analizado por OeMv.

"La recuperación del consumo de vino en el mercado español, que se inició tímidamente en 2015 tras muchos años de descenso, se ha consolidado durante el año 2016 con un crecimiento del 4,1 % en volumen y un 7,8 % en valor", destacaba hoy la DOCa Rioja, que valora especialmente la evolución positiva de la hostelería, el canal que mayor valor añadido aporta a las denominaciones de origen.

Sin embargo, España apenas consume 25,4 litros por persona y año, en niveles similares a países sin tradición productora -como Holanda (24,5 litros) y el Reino Unido (24)-, y muy lejos de Portugal (54), Francia (51,8), Italia (41,5), Suecia (41), Suiza (40,3), Bélgica (31,6), Argentina (31,6), Alemania (29,3) y Australia (27), de acuerdo con las últimas estadísticas que presenta la OIV.