La Rioja

Logroño, 21 abr (EFE).- El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha afirmado hoy que la ampliación del centro Leo Kanner, ubicado en Logroño y dedicado a personas con autismo, síndrome Asperger y otras discapacidades afines, "permitirá atender las necesidades reales de quienes padecen estos trastornos".

Ceniceros, acompañado del consejero de Políticas Sociales, Conrado Escobar, y de la presidenta de la Asociación Riojana para el Autismo (ARPA-Rioja), María del Valle Vaquero, ha visitado hoy el inicio de las obras de ampliación de estas instalaciones, que tienen un plazo de ejecución de 14 meses y en las que el Ejecutivo regional invertirá 650.000 euros.

Las obras suponen la construcción de dos nuevos módulos que "permitirán aumentar de 20 a 28 las plazas residenciales" y de esta forma hacer frente a las necesidades de este centro, ya que "actualmente la residencia está completa y hay siete personas en lista de espera", según ha reconocido.

En concreto, se van a edificar dos nuevas viviendas con cuatro dormitorios individuales, dos baños y zonas comunes en cada una y, según ha indicado Ceniceros, el proyecto se va a adaptar a las necesidades específicas de las personas autistas con "espacios sencillos y racionales, colores para identificar las instancias, mucha luz natural y accesos al jardín".

El objetivo es que "el centro se asemeje lo máximo posible a una vivienda y no a una residencia tradicional, por lo que se han eliminado esos largos pasillos para acceder a las habitaciones", ha destacado, ya que de esta forma "se favorece la concentración de los usuarios para que las terapias sean más eficaces".

Además, se va a eliminar la zona de aparcamientos aledaña para "crear un nuevo espacio exterior para los usuarios del centro" y el horario de trabajo se va a adapta a la rutina de los residentes y, de esta forma, según Ceniceros, "evitar que interfiera en su día a día y suponga una fuente de estrés".

Los nuevos inmuebles, según ha comentado, incorporan criterios de 'casa pasiva' que "suponen una eficiencia energética superior a la construcción tradicional y minimizan el uso energético tradicional hasta reducirlo prácticamente a nada".

El centro Leo Kanner, según ha explicado el presidente del Ejecutivo regional, presta servicios de residencia y de centro de día y es "altamente especializado, utiliza las últimas terapias y desarrolla tratamientos personalizados para promover la máxima integración de las personas que sufren algunos de los trastornos de espectro autista".

El centro de día dispone de 30 plazas, donde los usuarios participan en diversos talleres para "mejorar su nivel de autonomía"; por su parte, la zona residencial, con capacidad para 20 personas, ofrece "atención integral y continuada para favorecer la convivencia", ha detallado.

Además, ofrece un programa de respiro familiar que "alivia de forma puntual una situación de sobrecarga o necesidad de apoyo" y otro de atención temprana, de 0 a 6 años, que según ha subrayado es "clave para afrontar con garantías el trastorno en edades posteriores", en el que se han atendido a 69 menores en los últimos seis años.

Por su parte, la presidenta de ARPA-Rioja ha agradecido la colaboración del Gobierno de La Rioja por el "impulso y la predisposición para trabajar juntos y dar apoyo a los usuarios que lo necesitan".

El centro, según ha recordado, abrió sus puertas en el año 2008 como "un recurso para jóvenes con trastornos del espectro autista, que son quienes tienen más necesidades de apoyo porque necesitan enseñanza expresa para todas las habilidades básicas de su vida".

Según ha afirmado, estas personas son "niños en cuerpos de adultos que necesitan una salida y sus familiares un respiro", ya que en ocasiones "sufren otros muchos trastornos como frustraciones, ataques epilépticos, enfermedades mentales adquiridas y, en algunos casos, autolesiones".

El centro Leo Kanner supone "un respiro para las familias, ya que comprueban como a través de las dinámicas y las rutinas, los residentes viven tranquilos y felices", aunque ha lamentado que "por desgracia, este trastorno continúa creciendo y en este momento hay 135 usuarios en La Rioja, con necesidades muy distintas".