La Rioja

Huesca, 20 abr (EFE).- El Magia Huesca viaja a Melilla con el objetivo de asegurar mañana la permanencia en la categoría LEB Oro, sin tener que esperar a la última jornada y para ello deberá vencer y esperar que no consiga la victoria Calzados Robusta de Logroño.

El partido se presenta difícil para el conjunto peñista ya que su rival está mejor clasificado, tiene en la mano el playoff de ascenso un año más y jugará ante su afición por lo que tendrán que hacerlo muy bien los altoaragoneses para conseguir la victoria que tanto buscan para que les dé la tranquilidad que supone la permanencia.

La temporada está resultado especialmente dura para los peñistas que desde el comienzo de la competición se vieron en la zona baja y no han conseguido abandonarla.

En el Magia Huesca están prácticamente todos los jugadores disponibles ya que Alvaro Sanz está recuperado de sus molestias físicas, y la duda es Andrija Simovic con molestias en una rodilla y no ha podido entrenar con normalidad.

Guillermo Arenas, entrenador del Magia Huesca, ha dejado claro en la rueda de prensa previa que su equipo va a salir a por la victoria.

"Lo hemos repetido toda la semana que tenemos que conseguir matemáticamente cuanto antes el objetivo y por eso necesitamos la victoria mañana en Melilla", ha dicho.

El equipo oscense está en un buen momento según su entrenador y lo ha justificado porque "estamos siendo competitivos y estamos respondiendo en momentos difíciles y por eso confiamos y esperamos que sigamos igual, y como dependemos de nosotros mismos no queremos mirar ni esperar a otros resultados, y tenemos que ir a por la victoria".

Arenas ha analizado que el Melilla destaca como bloque porque es un equipo en el que "no te puedes fijar a uno o varios jugadores ya que todos son buenos jugadores, y aunque llevan dos partidos seguidos perdiendo querrán agradar a la afición y dar una buena imagen, por eso no creo que salgan relajados ni se reserven para el playoff".