La Rioja

Logroño, 20 abr (EFE).- Los jóvenes se aficionan y se acercan cada vez más al mundo del vino como "una experiencia viva de ocio y de cultura", según Lauren Rosillo, director técnico del grupo vitivinícola Familia Martínez Bujanda, formado por cinco bodegas ubicas en las denominaciones de origen de Rioja, La Mancha y Rueda.

Rosillo ha defendido que el vino ha pasado a concebirse como "una bebida social, una experiencia de ocio y de cultura", por lo que se han rejuvenecido los patrones de consumo, ha indicado en una nota.

Sus datos señalan que los jóvenes, a partir de los 25 y 30 años, son quienes representan especialmente esta nueva actitud de "ver el vino como una oportunidad relacionada con el ocio, con la cultura y con la sociabilidad".

Ha asegurado que el colectivo de los mayores de 50 años se mantiene como el consumidor primordial de vino en España, donde existe una preferencia por consumir más vino tinto, debido a tradiciones heredadas, como la influencia de Rioja o Ribera; aunque también está creciendo el consumo de vino blanco.

Este experto enólogo ha afirmado que al vino español aún le queda recorrido porque se sitúa por detrás de países como Francia e Italia, aunque, "en los últimos quince años, España ha cogido un impulso en cuanto a demanda de vino embotellado y hay que seguir así".

La tendencia en el mundo vitivinícola pasa por la elaboración de vinos más respetuosos con el medio ambiente, menos tecnológicos, más artesanos en su elaboración y con el mínimo de aditivos posibles, según Rosillo, para quien todo ello se resume en "vinos más sanos".

"No debemos detenernos, hay que seguir ampliando nuestra presencia en el mercado internacional; dar un paso más en el cuidado de la elaboración de los vinos y continuar acercando esta cultura a los jóvenes, que están demostrando ser un público atento y versátil", ha subrayado.

Ha indicado que en las bodegas de Familia Martínez Bujanda se realizan estudios de biodiversidad y huella de carbono y se limita al máximo el uso de pesticidas y de aditivos, dentro de su objetivo de colaborar con la preservación del medioambiente y de evitar agentes externos a la propia uva, de forma que se puedan crear vinos "más saludables y naturales".

Familia Martínez Bujanda, con 126 años de historia vitivinícola y cuyas cuarta y quinta generaciones siguen al frente del proyecto, está formada por las bodegas Finca Valpiedra, Viña Bujanda y Cosecheros y Criadores, de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja; Finca Antigua, de la Denominación de Origen La Mancha; y Finca Montepedroso, de la Denominación de Origen Rueda.