La Rioja

Logroño, 20 abr (EFE).- Justo al cumplir medio siglo de vida, el Calzados Robusta, o lo que es lo mismo, el Clavijo, afronta en Palencia el que puede ser el choque más importante de su historia, ya que puede marcar la diferencia entre mantenerse en la LEB Oro o descender y abrir la puerta a dudas sobre la entidad y su futuro.

El Calzados Robusta debe ganar al Palencia; esa es la única cábala real que le sirve a los riojanos, más allá de que también deben esperar la derrota de Huesca en Melilla.

Y la empresa no es nada fácil, ya que se miden a uno de los mejores equipos de la LEB Oro, el Quesos Cerrato de Palencia, aunque, quizá, el equipo riojano tenga algo a su favor: los castellanos apenas tienen opciones de lograr el primer puesto y prácticamente se han asegurado el factor cancha en la segunda fase.

Es decir, si en algún momento el equipo de Palencia se puede permitir un bajón de ritmo es ahora, aunque también es cierto que posiblemente quiera despedirse bien de sus aficionados antes del play-off y demostrar su alto nivel.

Porque el Quesos Cerrato es no solo ya un clásico de la lucha por el ascenso, sino que este año ha demostrado tener una plantilla profunda y con calidad en todos los puestos.

No obstante, si por algo tiene prácticamente imposible alcanzar el primer puesto, es porque ha perdió sus últimos dos partidos en casa, ante Mallorca y Barcelona.

Así las cosas, el partido puede depender de qué Palencia se encuentre el equipo riojano mañana: el Palencia que ya preparara la segunda fase o el que es capaz de arrollar a sus rivales gracias a la potencia de su juego interior de Samb, Urko Otegui y Lamotn Barnes, o al acierto exterior de Dani Rodríguez o March Blanch.

El equipo castellano destaca, también, por su experiencia en este tipo de situaciones, todo lo contrario que el equipo riojano, que ha vivido en el filo toda la temporada por su bisoñez, algo que está obligado a superar mañana en un choque en el que los planteamientos tácticos quedan en un segundo lugar.

Solo defender como nunca y atacar a su mejor nivel; eso es lo que debe hacer el Calzados Robusta para sacar adelante un choque que es más que una final, es un partido que puede marcar una historia de cincuenta años.

El técnico de los riojanos, Antonio Pérez, ha eludido darle tanta trascendencia al choque, "aunque es clave", pero "luego quedará otro", ha recordado.

Ha admitido que su plantilla está responsabilizada para ganar el choque y cree que "si hacemos un buen partido, con nuestro nivel de acierto, podemos ganar, como demostramos en nuestra casa".

El Calzados Robusta viajará a Palencia con toda su plantilla, aunque Quique Garrido mantiene las molestias que le han impedido entrenar en las últimas semanas.