La Rioja

Madrid, 1 dic (EFE).- El próximo invierno será más lluvioso y cálido -menos frío- en el Mediterráneo y en el norte y noroeste peninsular, con temperaturas más altas que la media, según la predicción estacional facilitada hoy en Madrid por la web especializada eltiempo.es.

El estudio se ha presentado este 1 de diciembre por coincidir con el inicio del invierno desde el punto de vista meteorológico -que considera como tal los meses de diciembre, enero y febrero-, a pesar de que, astronómicamente, no comenzará hasta el próximo día 21.

Los meteorólogos cifran en 7,9 grados centígrados la temperatura media del invierno y consideran además unas precipitaciones medias acumuladas en torno a los 200 litros por metro cuadrado como características de la estación que, el año pasado, fue la segunda más cálida desde 1961.

En este 2016 se espera de nuevo un invierno con temperaturas más elevadas de lo normal, sobre todo en el área mediterránea, "a pesar de algunas entradas de aire más frías que podrían llegar al norte puntualmente", ha explicado a Efe la meteoróloga Mar Gómez.

No obstante, Gómez ha insistido en la necesaria prudencia a la hora de considerar estas previsiones por su carácter a largo plazo, ya que "en Alicante, Murcia y Almería, y en los alrededores de estas provincias, han experimentado un período fuerte de sequía a lo largo del año y, sin embargo, durante este mes de noviembre han sufrido abundantes lluvias que podrían prolongarse a lo largo de todo el invierno".

Para la elaboración de esta predicción estacional se emplean modelos a largo plazo como por ejemplo los de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) o el Servicio Meteorológico Nacional del Reino Unido (Met Office).

"También hemos tenido en cuenta otros factores que pueden afectar" como las oscilaciones del Atlántico Norte y Ártica, la cubierta de nieve en Eurasia o la temperatura del agua del mar.

De hecho "continúan las anomalías en el norte del Atlántico, donde se ha producido un aporte del agua dulce procedente del deshielo del polo Norte", lo que ha provocado "un debilitamiento de la Corriente del Golfo, responsable de dar un clima más cálido a zonas de Europa".

Estas anomalías de temperatura reforzarán el anticiclón polar, lo que provocará "un invierno más frío y más seco de lo normal en el norte de Europa", ha apuntado Gómez, mientras que puede esperarse un aumento de precipitaciones no sólo en la Península Ibérica sino en las Islas Baleares y en otros países mediterráneos como Francia o Italia.