La Rioja

Logroño, 30 nov (EFE).- El Gobierno regional propone reactivar la carrera profesional con un modelo basado en la evaluación de desempeño de los empleados públicos, que espera que pueda estar implantado en 2017, ha informado hoy el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez.

El consejero, en una rueda informativa, ha explicado la propuesta que el Ejecutivo regional ha planteado a la reunión de la Mesa General de Negociación y del Comité de Empresa, donde se ha abordado la reactivación de la carrera profesional al personal de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma para 2017.

Según Domínguez, "el Gobierno de La Rioja es plenamente consciente del esfuerzo que los funcionarios han tenido que hacer para garantizar la prestación de unos servicios públicos de calidad, a pesar de la crisis económica".

Por ello, ha detallado que la política general del Gobierno de La Rioja en materia de Función Pública en esta legislatura pivota en torno a tres grandes objetivos: abordar la progresiva recuperación de derechos de los empleados públicos; la mejora de la función pública a través de las distintas ofertas de empleo público y concursos de méritos, y la modernización de la Función Pública.

En este marco, Domínguez ha subrayado que el Ejecutivo riojano "siempre ha considerado la carrera y el desarrollo profesional como una de las herramientas clave para favorecer la modernización de las Administraciones Públicas".

Así se recoge en el Acuerdo para la recuperación progresiva de derechos de los empleados públicos de la Comunidad Autónoma de La Rioja, alcanzado en la Mesa General de Negociación y asumido en su totalidad por el Gobierno de La Rioja.

Por este motivo, ha añadido que, "cumpliendo con el calendario y los compromisos adquiridos en materia de función pública, hoy hemos presentado a la Mesa General de Negociación y al Comité de Empresa nuestra propuesta, con el fin de que podamos negociarla, de modo que se haga efectivo con efectos de enero de 2017".

Para el consejero, es fundamental "favorecer la promoción profesional del empleado público, ya que se incrementa la motivación y satisfacción de los trabajadores y se mejora el rendimiento y por tanto la prestación de nuestros servicios públicos".

De esta manera, el modelo de carrera profesional que propone el Gobierno de la Rioja se concreta en las siguientes características, que son voluntario, individual, de acceso consecutivo y gradual en el tiempo y retribuida a través de un complemento de grado.

En el voluntario corresponde a cada funcionario decidir su incorporación, y en la individual, la carrera profesional representa el reconocimiento personal al desarrollo y trayectoria profesional que realiza cada funcionario

No obstante, el consejero de Hacienda ha insistido en desvincular o reducir la carrera profesional a un complemento retributivo.

En este sentido, ha manifestado que la carrera profesional no debe ser solo un complemento retribuido basado en la antigüedad, sino que debe tener en cuenta aspectos, como la experiencia y la profesionalidad y competencia del funcionario en el desempeño de sus funciones para lo que se estudiará la capacidad de tomar de decisiones, organización y planificación y resolución de problemas.

De esta forma, para la evaluación del desempeño se establecerán una serie de objetivos individuales, colectivos y estratégicos, que se definirán por el responsable de cada área al comienzo de cada periodo de evaluación y que deben ser conocidos por el funcionario que haya decidido participar de este proceso.

Estos objetivos, como ha señalado el consejero, serán "específicos, medibles, realistas y temporales".

Otro de los criterios de valoración será la profesionalidad y competencia en el desempeño de sus funciones para lo que se medirá la capacidad para tomar decisiones, de organización y planificación, de resolución de problemas, conocimientos técnicos, productividad, capacidad de aprendizaje y esfuerzo, y la minuciosidad y responsabilidad en el trabajo.

Asimismo, se tendrá en cuenta la iniciativa y contribución del trabajador para mejorar el servicio que desempeña.

En concreto, se valorará su iniciativa, implicación, disposición para compartir conocimientos, el uso adecuado de los recursos laborales, la asistencia al trabajo y la eficiencia en el trabajo.

Por último, Domínguez ha apuntado que se tendrá en cuenta la formación recibida, tanto a través de la Escuela Riojana de Administración Pública como de otros centros oficiales; y la transmisión y transferencia del conocimiento.