La Rioja

Madrid, 29 nov (EFE).- El vicepresidente primero del Senado y expresidente de La Rioja, Pedro Sanz, ha defendido hoy la legalidad del plan de ordenación urbanística de la localidad de Villamediana, donde tiene su chalé, y se ha mostrado convencido de que "lo más probable" es que la causa judicial abierta en Logroño sea archivada.

"Va a haber mucho ruido y pocas nueces", ha respondido Sanz en el Senado al ser preguntado por el auto del Juzgado número 3 de Logroño que ordena investigar, por un presunto delito urbanístico, 69 parcelas ubicadas en Villamediana, entre las que figura la vivienda de Pedro Sanz, presidente de la comunidad de 1995 a 2015.

Ha recalcado que no ha recibido notificación alguna sobre que haya cometido un delito urbanístico ni el auto judicial conocido ayer, que, en su opinión, carece de soporte jurídico.

Sanz ha recordado que el primer plan de ordenación urbana de Villamediana fue aprobado sin ningún informe en contra por el Ayuntamiento y la Comisión de Urbanismo del Gobierno de La Rioja en 2013 como consecuencia de su crecimiento demográfico, y ha subrayado que "nadie lo ha recurrido y, por tanto, está todo en vigor".

"Lo triste es que digan que este plan se aprueba porque estaba ahí Pedro Sanz o un político", ha dicho y ha aplaudido al municipio por ser de los pocos de La Rioja que ha ordenado su territorio "de forma razonable".

Ha explicado que, cuando se aprobó el plan, quedaron fuera 20 edificaciones porque "estaban muy dispersas por todo el municipio", y, sobre esa veintena, comenzaron a actuar los tribunales, pero "ahora ha venido una jueza sustituta" y ha ampliado la causa hasta las 69.

En cualquier caso, ha insistido en que todos los procedimientos se aprobaron "conforme a Derecho" y "eso es lo que va a triunfar".

El también presidente del PP riojano desde 1993 ha criticado la actitud de políticos como el socialista César Luena, quien ayer exigió explicaciones. "El señor Luena para mí no existe", ha afirmado.

Le ha pedido que deje de "enredar" y ha asegurado además que no va a entrar en el "pimpampum político" ni a meterse con Luena, pese a que "tendría que decirle muchas cosas".

"A veces, los políticos enredamos mucho, contaminamos mucho las cosas e intentamos criminalizar al adversario tratando de manipular o, de alguna forma, buscar tajada política", ha lamentado y ha instado a dejar actuar a los tribunales.