La Rioja

Logroño, 29 nov (EFE).- El concejal del PR+ en Logroño, Rubén Antoñanzas, ha anunciado hoy que se abstendrá en el pleno en el que se debata el presupuesto municipal de 2017, al que el Gobierno local del PP ha aceptado incorporar la mayor parte de las enmiendas que ha presentado.

Antoñanzas, en un encuentro informativo, ha dado a conocer su posición ante el próximo presupuesto del Ayuntamiento de Logroño, que cree que es "necesario e imprescindible para que determinados proyectos se ejecuten, pero, además, necesitamos voluntad política".

"Siempre he defendido que el PR+ ha venido a sumar, a crear ciudad y a anteponer los intereses generales a los particulares de partido", ha subrayado este concejal, quien ha dicho que es importante "avanzar como ciudad y mejorar en prestaciones, en servicios, en empleo y en políticas sociales".

Ha indicado que, cuando finalice su etapa de concejal, confía haber sido "útil" a los logroñeses y "eso se demuestra tomando decisiones útiles para los logroñeses, como es facilitar que salga adelante un presupuesto", dado que es "mejor para la ciudad tener presupuesto que no tener".

Para él, "cuatro meses de retraso en el presupuesto de 2016 ha traído notables perjuicios para los logroñeses y en la capacidad de respuesta de este Ayuntamiento", por lo que "la utilidad es la primera razón y la más importante para que el PR+ haga posible la aprobación del presupuesto".

"Me presenté a las elecciones con un programa electoral, con una serie de compromisos para los logroñeses y creo que, al final, el balance de cumplimiento va a ser notable", según Antoñanzas, quien se ha referido a los cuatro ejes principales que entiende que deben ser tenidos en cuenta e impulsados en el presupuesto de 2017.

"Seguir potenciando nuestro concepto de que Logroño se construye por sus barrios" es uno de esos ejes, según este edil, que ha afirmado que su propuestas de "pequeñas cosas", que hacen mejor el día a día de los vecinos, se han recogido.

Entre ellas, ha citado los juegos infantiles en el centro, la apertura de la calle Eibar, las mejoras en la urbanización de la Avenida de Burgos, la fuente del Encino de Varea, un nuevo aparcamiento en el barrio La Estrella, el parque de Fardachón y la mejora de los soportales y pasajes en la ciudad.

"Cuestiones para nosotros importantes, que no tienen elevados costes presupuestarios, pero que hemos negociado entendiendo que facilitan notablemente la vida de los Logroñeses de esos barrios", ha subrayado.

El Gobierno local también ha aceptado, ha relatado, enmiendas regionalistas relacionadas con la lucha contra el ruido, con la Biblioteca Rafael Azcona, que tiene que convertirse en "el verdadero emblema cultural de la ciudad".

Ha insistido en "la puesta en servicio, con la más alta calidad, del Centro de la Cultura del Rioja (CCR) como un centro abanderado de nuestro patrimonio, del Casco Antiguo y del turismo de la ciudad".

"El proyecto previsto es muy claro: primero se contratará un profesional especialista en proyectos de museos, se elaborará un nuevo proyecto y, paralelamente, se realizarán las obras de reforma para su apertura", ha avanzado.

Otras enmiendas suyas que se han aceptado aluden al centro deportivo 7 Infantes de Lara, al incremento de las "chiquibecas", al plan educativo sobre los efectos del "botellón" y a la mejora del bilingüismo en las guarderías.