La Rioja

Logroño, 19 oct (EFE).- La Consejería de Educación prevé que la orden que consolidará la implantación del bilingüismo en el sistema educativo riojano pueda entrar en vigor en el próximo curso 2017-2018 y que, de forma progresiva, permita aumentar el número de centros y alumnos riojanos beneficiados por la enseñanza bilingüe.

El consejero de Educación, Abel Bayo, ha presentado hoy a los sindicatos el borrador de la orden que regulará la autorización y desarrollo de proyectos educativos bilingües o plurilingües en Educación Infantil y Primaria en centros docentes de La Rioja sostenidos con fondos públicos.

El Gobierno regional, con esta orden, consolidará la implantación del bilingüismo en las primeras etapas educativas, tras el desarrollo a lo largo de los últimos años de experiencias bilingües en un número creciente de centros.

"Supone un cambio cualitativo, ya que permitirá que esas experiencias se extiendan a todos los cursos del centro, de acuerdo a unos criterios comunes, con continuidad y estabilidad", ha detallado el Ejecutivo en una nota.

La voluntad del Gobierno es que la normativa final se consensúe y se elabore en un diálogo abierto con la comunidad educativa de la región, por lo que hoy se ha acordado con los agentes sociales la creación de varias mesas técnicas que analicen y completen aspectos concretos del borrador inicial.

Este documento articula los criterios bajo los que se considerará bilingüe a un centro, los recursos con los que deberá contar y la metodología y formación que se exigirá al profesorado.

También incluye la integración del bilingüismo en el proyecto educativo del centro, la atención a la diversidad, el seguimiento y la evaluación que hará la Administración del proyecto, el apoyo que prestará a los centros y el reconocimiento de nivel al que podrán acceder los alumnos al finalizar su formación.

Destacan cuestiones como que la implantación se inicie en tercero de Infantil y/o en primero de Educación Primaria y que se extienda progresivamente al resto de cursos, de forma que, en un plazo máximo de tres cursos, su implantación sea plena en Infantil y, en un plazo máximo de seis, lo sea en Primaria.

Además, en Primaria, la enseñanza de inglés y la de las áreas que se impartan en este idioma deberán ocupar, al menos, un tercio del horario lectivo semanal, aunque podrá extenderse a todas las materias, excepto matemáticas, lengua castellana y literatura, que deberá enseñarse en español.

Los maestros que impartan clases en inglés no podrán impartir asignaturas en castellano, al tiempo que deberán contar con un nivel mínimo de B2 y una competencia en los principios del Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lengua Extranjera (AICLE).

La Administración, por su parte, considerará a estos centros como prioritarios para la dotación de auxiliares de conversación, el acceso de sus docentes a la formación para obtener el nivel de C1 y C2, las ayudas para inmersión lingüística y la participación en proyectos de carácter internacional.

La previsión es que, conforme avance en este tipo de centros la extensión del bilingüismo a todos los cursos de Primaria, la Consejería establezca acuerdos con entidades oficiales que evalúen y acrediten el nivel de inglés de los alumnos al finalizar su formación.

En la reunión de hoy también se han tratado aspectos sobre el horario lectivo del profesorado en Educación Secundaria y la carrera profesional de los docentes, aunque no se han alcanzado acuerdos concretos, ya que se retomarán de acuerdo con lo que se decida en la Mesa General de Función Pública, ha precisado.