La Rioja

Logroño, 18 oct (EFE).- El profesor de Trabajo Social de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Víctor Renobell, ha alertado hoy sobre la gran cantidad de alimentos que "se despilfarra" desde su producción hasta que llega a los puntos de venta, un cuarenta por ciento según diferentes estudios, ha dicho.

Renobell ha sido hoy uno de los ponentes en la jornada "El hambre y el desperdicio de alimentos" organizada por la UNIR y el Banco de Alimentos.

En esta jornada diferentes especialistas han analizado las posibilidades que existen para reducir el desperdicio de alimentos y para aprovechar socialmente muchos productos antes de que acaben en contenedores de basura.

Renobell ha incidido en que "hay que buscar fórmulas para que no se desperdicien tantos alimentos" en primer lugar antes de llegar a las tiendas, ya que según diferentes estudios alrededor de un 40% de los productos, principalmente, son rechazados por diferentes cuestiones, por ejemplo por su aspecto.

Y del volumen de alimentos que llegan finalmente a las casas, también acaba en la basura más del veinte por ciento, "por un mal uso o por la fecha de caducidad".

En realidad, ha detallado, en la última década "incluso se desperdicia menos en las familias" pero por un cambio de hábitos "porque se consumen menos productor secos y más los que duran más" y porque "el tipo de familia también ha cambiado en este tiempo y hay más monoparentales" en las que se desperdicia menos, ha asegurado.

Ante esa situación ha reclamado mayor protagonismo social de entidades como los bancos de alimentos, pero no solo en campañas institucionales "sino en el día a día de las familias".

"Porque hoy existen organizaciones muy grandes dedicadas al reparto de alimentos, pero también otras pequeñas que pueden estar más cerca y que se pueden conocer a través de internet, para llevar alimentos que van a terminar en la basura", ha concluido.

Joaquín López, responsable de Campañas de la Federación Española de Bancos de Alimentos ha recalcado el compromiso de esta organización con "acabar con el despilfarro de alimentos" porque "más de un tercio de todo lo producido en el mundo acaba en vertederos".

Dos aspectos en los que avanzar para ese fin, ha dicho, son el regular el envasado de productos, en menores cantidades, y precisar más las fechas de consumo preferente.

"Son cuestiones que hay que repensar", ha asegurado, y dentro de los bancos de alimentos españoles "ya se trabaja en ello".

López, por último, ha aludido a la "Gran Recogida", la principal campaña de los bancos de alimentos, que se celebrará a finales de noviembre y contará con 110.000 voluntarios "lo que demuestra que afortunadamente la sociedad española es muy solidaria".

Por último, el profesor de Intervención Social de la UNIR, Santiago Prado ha reivindicado "una posición ética" en torno a la alimentación "que haría que se desperdiciara menos".