larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 15 / 25 || Mañana 13 / 30 |
más información sobre el tiempo
Agencias
Estás en: > > >

Villar Flor edita "Solo yo me salvo" un sarcasmo bienhumorado sobre el futuro

Logroño, 22 abr (EFE).- El escritor cántabro afincado en La Rioja Carlor Villar Flor ha publicado su nueva novela "Solo yo me salvo", una historia de ciencia ficción distópica y sarcástica, una broma ácida sobre la España de 2050 contada desde el humor y abocada al absurdo.
Villar Flor (Santander, 1966), filólogo y profesor de literatura inglesa en la Universidad de La Rioja, simplifica así, en una entrevista con EFE, el contenido de "Solo yo me salvo" (Valnera Literaria), su tercera novela, una sátira que se desarrolla en Logroño, capital en 2050 de una España republicana atravesada por múltiples y angustiosos miedos.
El autor, novelista y poeta, que dirige la revista literaria "Fábula", de la Universidad de La Rioja, publicación que milagrosamente ha llegado al número 31, señala como paso previo que la antiutopía o utopía maligna que ha escrito sobre el futuro de nuestros hijos y nietos no le lleva "a la amargura" porque no es un "pesimista de fondo, solo de corto plazo".
El escritor llama distopía o antiutopía a una utopía perversa donde la realidad transcurre en términos opuestos a los de una sociedad ideal y Villar Flor, profundo conocedor de la literatura anglosajona, admite que ha bebido en las fuentes de Aldous Huxley (Un mundo feliz) y Ray Bradbury (Fahrenheit 451) para escribir esta novela.
Estamos en Logroño, la capital de una España gobernada por un partido llamado Islám Unido (IU), una ciudad hostil, sucia, donde todo es ruina humo y asco y cuyos habitantes tienen una vida con fecha de caducidad, los 71 años, edad a la que el día de su aniversario las personas se besan en la boca en una especie de ósculo mortal (dead kiss) que termina con sus vidas.
Pero alguien se ha salvado de este destino tan fatal como puntual; se trata de un monje llamado Malaquías Winkel (nuevo retorno a la literatura anglosajona), un nonagenario recluido en un monasterio que aparece en Logroño vivo y con buena salud por un defecto en el sistema del control vital de los ciudadanos destinados a morir a fecha fija.
Dos nuevos personajes, Feli y Cruz acogen al fraile, un personaje de cuento, un ingenuo con la inocencia de un niño con todo por aprender a quien sus benefactores hacen recorrer todos los ambientes, todas las instituciones, de la escuela la iglesia, del Ministerio de Salud a los centros comerciales en un nuevo y doloroso aprendizaje.
Este transitar del fraile Winkel y sus cicerones por un mundo inédito para él permite al autor del relato analizar las cuestiones que le preocupan: la multiculturalidad, la educación, la lengua, la religión, la dialéctica tolerancia-intolerancia y otras cuestiones del debate ideológico y político actual.
La tensión ideológica y religiosa, la colisión de la cultura judeocristiana con el Islám, la teocracia como sistema de organización política y el conflicto del lenguaje y su evolución, son asuntos que también tienen su espacio en la obra.
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.