larioja.com
Martes, 2 septiembre 2014
sol
Hoy 11 / 31 || Mañana 13 / 32 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
1980: Todo en un día

la máquina del tiempo

1980: Todo en un día

Cómo empezar San Mateo a lo grande: cohete, carrozas y ‘Victorinos’ en la jornada inaugural de fiestas

16.09.12 - 09:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
1980: Todo en un día
Eso es empezar a lo grande y lo demás son tonterías: programe usted San Mateo con el cohete y las carrozas en la jornada inaugural, haga desfilar por La Manzanera a la aclamada ganadería de Victorino Martín también en la primera de feria y, claro, luego pasa lo que pasa… Que el resto de fiestas es pura decadencia, un dejarse llevar hacia la quema de la cuba, pura nostalgia, la infinita melancolía otoñal que tanto ha hecho por la poesía y la psiquiatría.
Pero volvamos sobre nuestros pasos: qué noche la de de aquel año. Corría 1980 y en Logroño no cabía un alfiler, porque llegaron los mozos y mozas para festejar el cohete, desembarcaron desde las cabeceras vecinas sus carrozas y por si faltaba alguien el programa de fiestas hizo coincidir en aquel 20 de septiembre a Mocedades y a nuestro Chema Purón. Eran otros tiempos, claro, cuando por San Mateo aún se incluía a la grey de artistas riojanos. Y no acababan ahí las visitas, que hasta el ministro de Defensa, Agustín Rodriguez Sahagún anunciaba su llegada, Matías Prats (senior: un clásico de San Mateo) desfilaba por Franco Españolas para el pregón taurino y, tachán-tachán, gran momentazo en el ferial: aterriza Torrebruno, extraordinario artista de rara sensibilidad e inenarrable prosodia, encarnado como Rocky Carambola.
Torrebruno no vino solo. Para la función del Gran Circo Mundial le acompañaban Tarzán, Superman (“El hombre que vuela, contra Spiderman, el hombre-araña”, aclaraba el cartel), El Hombre de las Galaxias y La Bella Domadora Rusa, una señorita en minibikini retratada a lomos de un par de leones que haría seguramente la felicidad de niños y grandes. Sobre todo de los grandes…
Pero si usted, amigo lector, echaba en falta más apellidos ilustres en aquel San Mateo, espere unos segundos: también vino Lola Herrera, a representar a Delibes y sus célebres ‘Cinco horas con Mario’, dejando frases que parecían presagiar la televisión que ahora padecemos: “A veces, hay que aceptar papeles que son un auténtico bodrio”. No lo sabes tú bien, querida Lola. Pregúntale al entonces alcalde, Miguel Ángel Marín, que también tuvo que pagar su propio peaje: el cargo le obligó a bailar la jota con un estilo… Ehem. Dejémoslo en mejorable. Nada que ver con el esmerado estilo que acreditaba el entonces gobernador civil empinando el porrón de zurracapote por los chamizos festivos, la misma bebida que entonces daba título a la sección fija que por San Mateo firmaba el incombustible Eduardo Gómez, quien sin embargo también tuvo que rendirse ante la modernidad que tanto daño hizo: por Logroño llegó la moda del cóctel, que todavía se hacía llamar combinado. Y como muestra, este botón: una explosiva mezcla de acendrado sabor riojano, porque venía firmada por el célebre barman Angelo e incluía nuestra más autóctono destilado, el licor de Valvanera. Anote usted: “En un vaso con hielo, 2/5 de ginebra, 2/5 de vermú rojo, 1/5 de licor Valvanera y una gota de Campari. Perfumar y decorar con piel de naranja”.
Ahora mismo voy a prepararme uno.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
De sarao en sarao
Todas las fotos de los saraos riojanos
Visitas a Diario La Rioja
Visita de 2º de la ESO de Sagasta
Acuario
Disfruta del Acuario
Guggenheim
Entradas gratis para el Guggenheim
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.