larioja.com
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 13 / 18 || Mañana 14 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La Fundación Dinastía Vivanco financia un estudio de la UR sobre Antonio Larrea

cultura

La Fundación Dinastía Vivanco financia un estudio de la UR sobre Antonio Larrea

14.02.12 - 13:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Universidad de La Rioja (UR) y la Fundación Dinastía Vivanco han suscrito un convenio de colaboración entre ambas instituciones para llevar a cabo el proyecto de investigación sobre Antonio Larrea –director de la Estación Enológica y presidente del Consejo Regulador de Origen Rioja entre 1944 y 1971-, que dirigirá José Luis Gómez Urdáñez, catedrático de Historia Moderna de la UR.
El convenio ha sido suscrito, en la Sala de Juntas del Edificio de Rectorado de la Universidad de La Rioja, por el rector, José M.ª Martínez de Pisón, y el presidente de la Fundación Dinastía Vivanco, Santiago Vivanco.
Dotado con 7.080 euros y una duración de dos años, el convenio permitirá llevar a cabo el proyecto titulado Antonio Larrea, alma del Rioja. A través de los fondos documentales del Centro de Documentación del Vino «Dinastía Vivanco», que dirigirá el catedrático José Luis Gómez Urdáñez y contará, además, con otros investigadores como Emma Juaneda, del Departamento de Economía y Empresa de la Universidad de La Rioja, Ana Bella Martínez, del Departamento de Ciencias de la Educación, y César Luena, doctorando del Departamento de Ciencias Humanas.
Al fallecer Antonio Larrea, director de la Estación Enológica y presidente del Consejo Regulador de Origen Rioja (1944-1971), la Fundación Dinastía Vivanco adquirió su vasto fondo documental con el objetivo de catalogarlo y ponerlo a disposición de los investigadores a través de su Centro de Documentación del Vino.
A estos fondos se unirán fuentes no exploradas como las memorias de la Estación Enológica –redactadas por Antonio Larrea con un estilo puntillista-, un verdadero diario del mundo del vino Rioja, siguiendo el ciclo biológico: «desde que llora la vid hasta que, tras las primeras heladas invernales, nos ofrece esa uva destinada al “vino de hielo” a la riojana, una feliz iniciativa de Dinastía Vivanco, que recupera así viejas tradiciones, nada novedosas para Antonio Larrea, un hombre de ciencia que acabó contagiándose de los saberes populares de los vitivinicultores riojanos, a los que tanto enseñó», afirma Gómez Urdáñez.
El equipo de investigadores que él dirige propone un estudio integral, multidisciplinar, humanístico y científico, que culminará con la publicación del libro Antonio Larrea, alma del Rioja y que explotará el legado de Antonio Larrea, un hombre que «supo añadir la cultura y la curiosidad intelectual, amén de una gran honestidad, a las exigencias de un sector empresarial en pleno despertar tras años de autarquía» y que «de manera muy callada pero eficaz y tesonera, fue …el alma del Rioja», señala Gómez Urdáñez.
En su obra El Rioja histórico, publicada con motivo del 75º aniversario del Consejo Regulador de la DOCa Rioja, se señala cómo Antonio Larrea, ingeniero jefe de la Estación Enológica de Haro fue nombrado presidente de esta en la asamblea celebrada el 19 de diciembre de 1944.
Nacido en Baeza (Jaén) en 1913 Antonio Larrea Redondo «acabó siendo un riojano enamorado del vino. Hombre de talante conciliador, profundamente religioso, culto y de gran curiosidad por todo, había estudiado en Madrid, donde recibió el título de Ingeniero Agrónomo en 1941, y luego se doctoró con una tesis sobre la vid, que definía su futura vocación, que desarrollaría en la Enológica de Haro desde 1944 hasta el 31 de mayo de 1971 […] A Larrea se debe la iniciativa del Consejo de distribuir pequeñas cartillas sobre técnicas vitícolas, abonado, poda, injertos, etc. y el fomento de cursos y actividades de promoción del Rioja de calidad».
«El crecimiento espectacular de las exportaciones de Rioja –1.206.800 litros de vino vendidos en 1966– en un mercado tan difícil como el norteamericano estimuló la realización de la “misión comercial” de 1967. Auspiciada por la Dirección General de Expansión Comercial, la misión riojana, con Antonio Larrea al frente de una docena de bodegueros, recorrió las ciudades más importantes: Nueva York, Washington, Chicago y San Francisco […] Si el éxito se mide por el incremento de las exportaciones, hay que concluir que la iniciativa se saldó con un rotundo éxito, pues se pasó de los dos millones de litros exportados en el año 1967 a los cuatro millones setecientos mil litros en 1972».
En Tuenti
pliega/despliegaLo más comentado
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.