Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CULTURA

Demetrio Navaridas expone en la sala Amós Salvador cuadros de gran formato sobre el imaginario de una glaciación en distintas ciudades del mundo
30.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La última esencia
Demetrio Navaridas posa ante una de las obras de la exposición. /ENRIQUE DEL RÍO
Ice oil es una exposición de Demetrio Navaridas con recado, como las de antes, que nace de una reflexión sobre el futuro aventurado en pesadillas y en la que se emplean distintos elementos y artes para presentar una idea del miedo de nuestros propios fantasmas. Ice oil (Hielo y aceite) aúna dos elementos de una civilización basada en el petróleo en la que se puede aventurar una glaciación como otros hablan del calentamiento global. Imágenes de numerosas ciudades del mundo entre lo abstracto y la realidad imaginaria.
El artista riojano inauguró ayer la exposición dispuesta por Cultural Rioja en la sala Amós Salvador de Logroño. Navaridas expuso allí hace 28 años. Pero hoy, ahora, lo hace con una muestra expresamente planteada para el lugar y por encargo de Patxi Gestal.
Por ello, como admitía el autor, todo el planteamiento de la misma, los tamaños (gran formato) y la integración del color en blancos y distintos tonos de grises se integran a la perfección en la amplitud de una sala abierta como la Amós Salvador de Logroño. La percepción era notable.
La pintura de Navaridas aparece en la muestra desde un concepto de miedos al desarrollo de la Naturaleza. Desde la racionalidad de la posible amenaza de la glaciación a la abstracción de lo que podrían ser algunas grandes ciudades del mundo si ocurriera tal fenómeno. Los referentes locales, las ciudades más importantes del mundo en desarrollo (Londres, París. Roma Varsovia, México DC, Camberra, Viena...) no son sino pretextos.
El autor riojano ha querido recoger en sus cuadros el microcosmos de lo pequeño, del hielo y del petróleo que nunca se acaban mezclando, sino superponiéndose. Y para ello ha mezclado todos sus dominios del arte, en los que hay un fuerte elemento fotográfico en el que muchas veces se entrecruzan el realismo y la abstracción.
El resultado de todos los elementos, como reconocía Demetrio Navaridas, es un «juego que ha resultado agradable».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS