Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Región

Estás en: larioja.com > La Rioja > Región
REGIÓN
«Era un buen momento para abrir la ventana en el Consejo Regulador»
José Hidalgo achaca su rechazo a «intereses económicos y políticos», pero no se arrepiente de haber aceptado ser el candidato de los productores a presidir la DOC «Rioja abusa a veces de triunfalismo; se vende, pero habría que saber a qué precios»
04.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Era un buen momento para abrir la ventana en el Consejo Regulador»
Casualidad o causalidad. Tras ser rechazado como presidente del Consejo Regulador por el grupo de bodegas que minutos más tarde reeligió a Víctor Pascual -su propio representante-, José Hidalgo fue propuesto por sus colegas riojanos candidato a la Medalla al Mérito Enológico de la Federación Nacional de Asociaciones de Enólogos. La propuesta ha sido respaldada por unanimidad y este enólogo madrileño afincado en La Rioja recibirá la distinción el próximo mes en el Escorial.

- Está asesorando en toda España ¿Cómo ve el sector del vino?

- Con problemas. Por dos razones principales: la caída del consumo, sobre todo interno, y los problemas comerciales en algunos mercados. Especialmente, en EEUU que, con un dólar a 1,60, estamos en inferioridad. Todo ello coincide además con la desaceleración económica, que afecta y mucho. La prueba es que hay muchas bodegas en venta. Las empresas de Rioja, sobre todo las que tienen historia y experiencia detrás, van a seguir adelante. La gente del sector de verdad no se asusta porque sabe que vienen unos años peores y tiene recorrido para afrontarlo.

- Estadísticamente, las grandes cifras siguen saliendo en Rioja, pero ¿y los márgenes?

- Ése es el problema. En Rioja se utiliza mucho el triunfalismo, pero me gustaría saber a qué precio se está vendiendo realmente. Llegará un momento en que el viticultor va a notar este estrechamiento y convendría estar sobre aviso.

- Cada vez salen nuevas zonas vitícolas. Usted mismo está ahora por Los Monegros. ¿Cree que Rioja debe reinventarse?

- Rioja es gran paraguas que viene muy bien cuando llueve, pero está claro de que de cara a los medios no es novedosa. Se aprobó un plan estratégico hace 3 ó 4 años y se están haciendo cosas, pero el propio plan necesita ya una ligera revisión porque entre medias está la OCM del Vino, por ejemplo. No podemos seguir con una visión totalmente inmovilista.

- ¿Es tan perjudicial la OCM?

- Está claro que lo que hay detrás de la reforma es la liberalización, pero no nos debe extrañar porque ha pasado con todos los sectores agrarios. Tiene su cierta lógica que Europa pretenda competir con países emergentes, pero se olvida que tenemos que hacerlo con un modelo diferente, de denominaciones de origen. Si Mancha quiere competir con volúmenes contra los países emergentes va a poder hacerlo. Ahora bien, la de Rioja es otra batalla y entiendo que el sector se sienta perjudicado. En cualquier caso, no tenemos más remedio que adaptarnos y cuanto antes empecemos, mejor. No creo que las plantaciones se liberalicen en Rioja, pero desde luego los tiros fuera de aquí van por esa línea.

- ¿Cree que Rioja debería replantearse una nueva estrategia ante el nuevo contexto legal?

- Tenemos que poner más énfasis en el carácter del 'terroir', del terreno. En el reciente Foro del Vino pudimos contraponer las concepciones del profesor australiano Richard Smart y del francés Claude Bourguignon. Para Smart no importa la tierra, sino las condiciones de cultivo y, sin embargo, Bourguignon tiene una visión mucho más apegada al terreno. Hay una corriente que defiende el suelo, el terreno, y ahí creo que Rioja tiene que basar su fortaleza. Hay que zonificar Rioja. No es posible que una región de 120 kilómetros de longitud, con microclimas y suelos diferentes, tenga vinos iguales. Ello no significa un menosprecio hacia vinos de una u otra comarca. La clasificación de subzonas Alta, Alavesa y Baja, incluso peyorativa para esta última, debe desaparecer. Hay que apostar por los vinos de los municipios. La zonificación ofrecería ante el mundo credibilidad porque los vinos son sencillamente diferentes. Hace años el Consejo Regulador encargó un trabajo en ese sentido, pero nunca ha salido a la luz.

- ¿Cómo ve ahora lo que sucedió en el Consejo con su candidatura?

- Con la misma perspectiva que antes. En un momento determinado, un grupo de viticultores entendió que el sector productor debía proponer un presidente y, ante la imposibilidad de acordar un candidato propio, me lo proponen a mí. Soy fácil de convencer para una empresa de este tipo, aunque sabía que era muy complicado. El momento culmen fue el jueves por la noche, cuando todo el sector productor se puso de acuerdo, aunque con las connotaciones que todos sabemos. Yo con eso me doy por satisfecho: primero, porque se acordaron de mí, y luego porque conseguí unir, al menos por una noche, a todos los viticultores, lo que es un hito histórico. De todas formas, desde el primer momento supe que, no es que fuera difícil, sino prácticamente imposible.

- ¿Por qué?

- Por los intereses políticos y económicos que hay en este sector, pero no me arrepiento.

- ¿Le dolió que fueran algunas bodegas, compañeros suyos, los que le rechazaran?

- No porque lo esperaba. Lo único que me dolió fue que alguien dijera que no soy del sector. Supongo que quería decir que en ese momento no estaba dentro de ninguna organización sectorial, pero si yo no soy del sector no sé de donde soy. He nacido, he crecido, vivo y viviré debajo de una parra. Respecto a lo demás, cada cual tiene sus intereses, que son lícitos.

- ¿Necesitaba Rioja una impulso de credibilidad con una persona como usted?

- No soy yo el más indicado para decirlo, pero lo cierto es que cuando pasan los años se adquieren vicios y sucede como cuando entras en una habitación viciada: de vez en cuando hay que abrir la ventana. En mi opinión, era el momento para que en el Consejo Regulador entrase otro tipo de perspectiva. El modelo que tenemos, que tiene éxito, necesita retoques. Sería muy bueno si fuésemos capaces de vender lo mismo con un margen suficiente. Cava tiró los precios y está muy mal considerado, hasta el punto de que hay gente que prefiere vender vino espumoso. No digo que vaya a pasar con Rioja, pero hay que alejarse de ese camino.

- ¿Cuáles eran sus prioridades si llega a ser elegido presidente?

- Desde luego, adaptarnos muy rápidamente a la OCM y proteger al sector productor. Lo segundo son los mercados, y para ganarlos sólo se consigue con calidad.

- ¿Están los viticultores desprotegidos?

- Ahora mismo se ha abierto una brecha difícil de recuperar. Hay una organización de bodegas con minoría de bloqueo, lo que hace imposible que salga un candidato o que se tomen decisiones importantes sin su consentimiento . No parece muy democrática esa minoría de bloqueo.

- ¿Son necesarios otros estatutos?

- Ignoro si hay un reglamento de organizaciones interprofesionales que determina que los repartos y las tomas de decisiones sean así o si está pactado voluntariamente. Si fue esto último, estuvo muy mal pactado y habría que trabajarlo por cambiarlo.

- El sector productor parece reacio a cualquier cambio. ¿Le perjudica el inmovilismo?

- Sí. Estoy convencido de que si somos capaces de explicar bien un proyecto a un grupo de viticultores o cooperativas la gente lo entiende. No hay que dar saltos al vacío, pero sí son necesarios cambios que redundarían en beneficio de los productores. El inmovilismo les interesa más a otros.

- ¿Volvería a estar a disposición del sector en el futuro?

- Por supuesto. No considero un fracaso lo que ha pasado. Personalmente, mi nombre ha salido reforzado, con lo que se ha cumplido la única condición que puse a los viticultores que vinieron a buscarme: no salir perjudicado, aunque sabía que iba a salir mal.

- ¿Habló con Víctor Pascual tras su rechazo y su inmediata reelección?

- Sobre el tema, no. Me he encontrado luego con él y somos amigos. Hablamos, pero no hemos tenido una reunión para tratar este asunto. No es un tema personal.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS