Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Región

Estás en: larioja.com > La Rioja > Región
LOCO POR INCORDIAR
¿Mil euros es poco?
07.04.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
EL otro día, en Logroño, cogí el autobús. Me senté en una butaquita de la línea 2, la que lleva desde Portillejo hasta la Gran Vía. Delante de mí se derrumbaron sobre sus asientos dos jovenzuelos: acababan de superar los 18 años, se vestían con marcas topeguays y exhibían con orgullo sus minimóviles con fotos, vídeos y una sinfonía completa de politonos. Conversaban sobre el futuro y parecían hallarse en una encrucijada vital. Ninguno había querido estudiar (
ossea, a mí los libros es que me repatean
) y sus padres les conminaban a buscarse un trabajo.

Y el chaval lo había encontrado. En un taller mecánico. Pero lo había rechazado con mucha dignidad. La chica, posible novia o simple amiga, escuchaba sus razones con espanto, horrorizada ante el terrible mundo que les estaba tocando vivir. Al muchacho le habían hecho una oferta de trabajo que rozaba la esclavitud: tenía que currar ocho horas diarias, ¿debía madrugar! y sólo por mil euros al mes. «Una mierda -decía-. Yo por esa porquería de sueldo no me levanto a las siete de la mañana».

Confieso que me contuve. Porque me dieron ganas de levantarme, agarrar al chaval por su niqui hiperfashion y pe-garle dos hostias por gilipollas. Me acordé de algún amigo mío que, casi en la cuarentena y con dos carreras a cuestas, debe levantarse a las siete para ganar esos mil euros que le permiten vivir y que aquel imbécil despreciaba tan alegremente. Y también de algún otro que, cuando empezaba, metió todas las horas del mundo, trabajando sin contrato mientras aprendía su oficio y sólo por cien mil cochinas pesetas.

Por eso cuando se habla de los mileuristas y se mete a todos en el mismo saco, yo me rebelo. Porque no es igual ese pijo veinteañero que hace ascos a su primer sueldo que el currante que se desloma todos los días y al que la nómina no le sube de las tres cifras. Para el primero, mil euros es un sueldazo; para el segundo, una miseria.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS