Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

SOCIEDAD
Las Cuevas de Ortigosa representan el paisaje natural riojano más secreto
Las grutas de la Paz y la Viña son las únicas adaptadas al turismo y reciben unas 30.000 visitas por temporada
09.10.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las Cuevas de Ortigosa representan el paisaje natural riojano más secreto
Un visitante, en una cueva. / J.R.
Las Cuevas de Ortigosa, únicas en La Rioja adaptadas a la visita turística, son sólo una muestra de las no pocas grutas existentes en la región, los tesoros naturales más singulares y menos conocidos. Aquí, en lo profundo, el agua y la cal, la oscuridad y el silencio, la fuerza de la gravedad y el tiempo, mucho tiempo, tallan formas inimaginables dignas de admiración. Una maravilla recóndita.

Son las cuevas de la Paz y la Viña, situadas en el monte del Encinedo, en Ortigosa de Cameros, un macizo calcáreo de unos 1.073 metros de altitud, que se eleva sobre el pueblo, en el corazón de la sierra de Cameros, en la cuenca del Iregua, a unos 50 kilómetros de Logroño.

Se asientan sobre un terreno geológico de entre 225 y 65 millones de años (Era Secundaria). Actualmente presentan el estado en que quedaron tras la explotación a mediados del siglo XX de parte del monte como cantera y de las posteriores actuaciones de acondicionamiento para el turismo. Las voladuras destruyeron parcialmente la Cueva de la Viña en 1946 y las voladuras dejaron al descubierto la de la Paz en 1964.

Ésta última posee dos bocas y un recorrido de 236 metros con espectaculares muestras del karst: estalactitas, estalagmitas, columnas y otras estructuras de gran vistosidad. Un corto camino por el monte y una escalera tallada en la pared de la cantera conectan con la entrada a la Cueva de la Viña, que presenta una sola abertura en el frente de la antigua explotación. La cavidad debió de ser bastante mayor originalmente, pero hoy en día su recorrido es de 114 metros. También es predominantemente horizontal y posee un rico conjunto de estalactitas de un blancura impresionante.

Cerca de 30.000 personas pasan anualmente por este enclave de innegable importancia para que La Rioja pueda seguir presumiendo de una oferta turística rica y diversa.
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS