Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Lunes, 21 abril 2014

Sociedad

SOCIEDAD
Cuidar la piel en la piscina y en la playa
Dermatitis, pruritos y micosis son afecciones comunes en época de vacaciones
07.08.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cuidar la piel en la piscina y en la playa
Una joven se dispone a bañarse en una playa. / REUTERS
Es época de verano, tiempo de vacaciones, días de descanso y mucha gente acude a piscinas, playas y ríos. El agua es relajación y descanso. Unos acuden por el placer de bañarse, otros por realizar algún deporte desde vela o surf o pesca y otros por el placer de tomar el sol. Pero hay que conocer que todo esto puede tener algunos riesgos para la piel si no se hacen adecuadamente bien. El primer cuidado para la piel será una fotoprotección adecuada: cubrir la cabeza con el gorro, usar ropa adecuada, usar gafas de sol y aplicar correctamente el fotoprotector.

La fotoprotección la relacionamos con la piscina o a la playa, pero nos olvidamos, por ejemplo, si vamos a pescar, o a practicar deportes acuáticos, como el piragüismo, el rafting, la vela, el surf, etc. En estos casos debemos extremar la fotoprotección y usar prendas adecuadas. En este tipo de deportistas se producen, a veces, dermatitis de contacto a los trajes de neopreno que se usa en estos deportes.

Otra patología de la piel muy característica es el llamado prurito acuagénico, picor que aparece por el contraste con el agua que suele durar unos minutos y suele ser muy intenso. También a veces se producen lesiones habonosas acompañadas de picor que dan cuadros de urticaria acuagénica.

A través de los medios de comunicación es frecuente la noticia de la aparición de medusas en alguna playa española, produciendo en la piel de los bañistas unas lesiones eritomatosas, vesiculosas, en forma de tentáculos, acompañados de dolor y picor. El tratamiento consiste en lavar la zona lesionada con vinagre y dejar actuar unos minutos (inactiva las células urticantes); luego limpiar la piel con agua salada y aplicar compresas frías para disminuir el escozor. Si las lesiones son graves, acudir a un servicio de urgencias.

Otra enfermedad de la piel es el prurito del nadador o dermatitis por cercarias, ya descrita en el siglo pasado. Son lesiones papulosas en las zonas de penetración de las cercarias, que atraviesan la piel y producen una reacción inflamatoria. Es característico que las lesiones no aparecen en la zona cubierta por el bañador. Se acompañan de picor. Una vez realizado el diagnóstico por el dermatólogo, se suele prescribir una crema de corticoide, y evoluciona hacia la curación en 1 ó 2 semanas.

Un problema dermatológico que puede darse en personas que se bañan en piscinas, es el cambio en el color del cabello, que adquiere un tono verde, especialmente en personas rubias, por el contacto con el cobre que tienen las aguas. La mejor manera de prevenir este curioso cuadro, es lavarse el pelo con champú poco después del baño, con el fin de eliminar el cobre. También el cloro de las piscinas favorece la sequedad de la piel, produciéndose una piel agrietada, frágil y descamativa, sobre todo en brazos y piernas. Es necesario una abundante hidratación. También el bromo, sobre todo en personas atópicas, puede producir sequedad y picor.

En pantanos y ríos, sobre todo en el medio rural, no debemos olvidar la dermatosis producida por la sanguijuela. Este animal es un gusano de boca chupadora, que se adhiere fuertemente a la piel para extraer sangre, por eso en el pasado se usaron para realizar sangrías con fines terapéuticos.

También son frecuentes las micosis que son las enfermedades de la piel producidas por hongos, y que serán motivo de otro artículo. Como medidas de prevención se recomienda no andar descalzo en playas y piscinas. No intercambiarse ropa, toallas, etc., y secarse bien después del baño, sobre todo en la zona de los pliegues y entre los dedos de los pies.
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS