Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más Actualidad

LA TRIBUNA DE LA RIOJA
Radiación ultravioleta: efectos sobre la salud y el medio ambiente
25.07.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Radiación ultravioleta: efectos sobre la salud y el medio ambiente
Del 11 al 13 de julio tuvo lugar en Alfaro el Curso de Verano de la Universidad de La Rioja sobre 'Radiación ultravioleta. Efectos sobre la salud y el medio ambiente', auspiciado por el Ayuntamiento de Alfaro. Por su indudable interés social, resumimos aquí las conclusiones.

1.- La degradación de la capa de ozono estratosférica, debida a la producción de ciertos gases como los clorofluorocarburos (CFC) por parte del hombre, provoca un aumento de la radiación ultravioleta-B en la superficie terrestre. Este aumento tiene diversos efectos nocivos sobre las plantas, los animales y el ser humano.

2.- El Protocolo de Montreal (1987), que limitó la producción y el uso de muchos gases destructores de ozono, ha tenido consecuencias positivas y posiblemente estamos asistiendo a un cambio de tendencia en la degradación de ozono. No obstante, la persistencia de los gases destructores de ozono en la atmósfera hará que la recuperación de ozono sea lenta y se prolongue durante varias décadas.

3.- La radiación ultravioleta-B provoca diversos efectos nocivos para las plantas, pero muchas de ellas son capaces de aclimatarse mediante mecanismos de protección y reparación de daños. En consecuencia, la reducción de la producción vegetal bajo los niveles actuales y previsibles de radiación ultravioleta-B será limitada, aunque también habrá que tener en cuenta los efectos indirectos que se producirán sobre los ecosistemas.

4.- Los anfibios están sufriendo un declive global achacado a diversos factores, entre ellos el aumento de radiación ultravioleta, ya que tanto los huevos como los embriones y las larvas resultan muy sensibles a esta radiación. Un diseño adecuado de los experimentos en este ámbito, combinando estudios de campo y laboratorio, permitirá conocer más profundamente las causas del declive.

5.- El Índice Ultravioleta (UVI) es un indicador de uso sencillo que permite a los ciudadanos conocer los niveles de radiación ultravioleta presentes en una localidad concreta en un tiempo determinado. En conjunción con el fototipo de piel de cada persona, el valor del UVI permite adoptar las medidas de fotoprotección adecuadas, por lo que resulta muy interesante medir el UVI y divulgarlo a través de los medios apropiados.

6.- El sol tiene efectos positivos sobre el ser humano siempre que se utilice en dosis adecuadas, pero la radiación ultravioleta solar provoca diversas lesiones a corto plazo (eritema solar, cambios inmunológicos) y a largo plazo (fotoenvejecimiento y fotocarcinogénesis). El efecto más grave es el melanoma, un tipo de cáncer de piel cuyos síntomas se pueden recordar fácilmente mediante la regla A (asimetría), B (bordes irregulares), C (cambios de color) y D (diámetro superior a 6 mm). Para evitar los daños causados por radiación ultravioleta, son medidas básicas la consulta al dermatólogo, el diagnóstico precoz y la adquisición de buenos hábitos de fotoprotección: evitar el sol de mediodía, y usar sombrero, ropa, gafas y fotoprotectores adecuados a cada fototipo de piel, teniendo especial cuidado de los niños.

7.- Los dos efectos oculares más relacionadas con la radiación ultravioleta son la fotoqueratitis, que afecta a la córnea y se puede recuperar en 24-48 horas si-guiendo el tratamiento adecuado, y las cataratas, una le-sión del cristalino producida a largo plazo y que debe corregirse mediante cirugía. Estas lesiones se pueden prevenir mediante el uso de gafas protectoras adecuadas, capaces de bloquear totalmente la radiación ultravioleta A y B, y de atenuar la radiación azul, prestando también atención a la radiación solar que llega al ojo de manera lateral o después de ser reflejada en una superficie.

8.- Desde 2002 existe legislación en España que regula el uso de cámaras de bronceado artificial, y que exige un control de las lámparas, cursos de formación para los operarios, utilización de protectores oculares, e información clara para los usuarios sobre los riesgos a los que está expuesto, incluida la prohibición de uso para los menores de edad. Sin embargo, a pesar de los peligros que conllevan dichas cámaras para la salud, solamente diez comunidades autónomas han puesto en marcha las medidas legislativas y de control pertinentes. El uso de cámaras de bronceado artificial es desaconsejado por los dermatólogos.

9.- Existe una gran variedad de fotoprotectores en el mercado, tanto en su composición (filtros físicos y químicos, excipientes, etc.) como en su presentación cosmética. Todos ellos deben absorber radiación ultravioleta B y A, tener estabilidad química e inocuidad dermatológica, y una adecuada persistencia sobre la piel. También es aconsejable que tengan efecto hidratante y antioxidante. Después de la exposición solar, es recomendable la aplicación de hidratantes. Los últimos avances en fotoprotección incluyen filtros potentes de ultravioleta A y formulaciones de efecto prolongado.

10.- Para evitar los daños producidos por la radiación ultravioleta solar, se deben adoptar las siguientes medidas de fotoprotección:

a) Aplicar el protector solar en casa, 30 minutos antes de la exposición, sobre la piel limpia y seca, y renovar su aplicación periódicamente, sobre todo después de cada baño.

b) Protegerse con gafas de sol provistas de cristales homologados capaces de filtrar los rayos UV-A y UV-B.

c) Recordar que, además de los fotoprotectores y las gafas, se pueden adoptar otras medidas como el uso de sombrero y ropa, así como permanecer a cubierto en las horas de máxima radiación.

d) Exponerse progresivamente al sol y evitar la exposición solar entre las 12 y las 16 horas.

e) No exponer a insolación fuerte a niños menores de tres años y protegerles siempre con un fotoprotector de factor muy alto, sombrero, y camiseta seca y opaca.

f) Adoptar medidas fotoprotectoras cuando se realicen actividades laborales o de ocio al aire libre, incluso en los días nublados.

g) Tener en cuenta las circunstancias que comportan un riesgo suplementario: alta montaña y superficies reflectoras como nieve, hierba, arena y agua.

h) La piel conserva memoria de todas las radiaciones recibidas, por lo que se pueden producir efectos nocivos a largo plazo.

i) El bronceado de la piel se produce por la combinación de radiación ultravioleta A y B, pero no se debe utilizar como medida de fotoprotección.
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS